¡Felices 68 años, Stephen King!

Publicado el 22 de septiembre del 2015 | 1

SK1

Por Néstor Flores Fica *

 

Fue el escritor que mejor me acompañó en los años cuando me enamoré de leer y escribir. Fue él que entendió qué clase de historias soñaba con desarrollar y cuáles anhelaba leer. El que abrió para mí las puertas de la fantasía, con la mayor de todas sus virtudes: la maleabilidad.

Mi primer encuentro con Stephen King fue en 1986. Mi padre me pasó el libro que él leía y me pidió que dibujara lo que se describía en algunos de sus párrafos. Se trataba del cuento ‘La niebla’. En aquellas líneas, cientos de animales asombrosos y jamás vistos invadían un pueblo en un atardecer en que la niebla lo cubrió todo en cosa de segundos.

Lo que dibujé –y lo que experimenté al leer– me produjo una sensación que jamás he vuelto a tener frente a cualquier libro. Ya había escrito algunos cuentos hasta ese momento, pero todos carecían de dirección. Eran solo relatos de poca efectividad y de escasos acontecimientos. Sin lugar a dudas, leer a King en los 80/90 fue una larga clase magistral de cómo desarrollar una historia de terror o fantasía.

Esa misma tarde papá acabó de leer el libro –era La expedición, y traía cuatro novelas cortas todas sumergidas en la misma siniestra y colosal masa– y me lo entregó para devorarlo en un par de días. Desde ahí no pude parar: seguí con ‘El resplandor’, ‘Carrie’, ‘La danza del vampiro’ y varios más ese año. Hasta que coincidí mi ritmo lector con el de King: había leído todos sus libros y, como calcetinera que espera el CD de su ídolo de rock, yo aguardaba su novela de cada año, nuevita de paquete.

Me ayudó conocerlo un poco en esos tiempos cuando vivíamos sin internet: saber que su mascota era un alacrán llamado Boris. Mis hermanos y yo ya habíamos tenido varios alacranes como mascota, más un par de arañas pollito, serpientes y mantis religiosas. También conspiró leer ‘Christine’, y ver que entre cada capítulo se daba el tiempo de escribir un par de versos de alguna canción de rock. Yo seguía fiel a The Beatles, pero en los 80 la aparición de una banda llamada Metallica fue tan bienvenida como la caída del primer libro del rey del terror en mis manos.

Reconozco que hoy la devoción no es la misma, pues fue el mismo quién me sugirió un par de nombres que abrieron nuevas cavernas, cual de todas más sugerentes. Y asumo también que quedé corto en comparación a otros fanáticos llegados en este siglo: de ‘La torre oscura’ solo leí el primer tomo y aun no he podido dar con un ejemplar a buen precio de ‘22/11/63’. Pero sí quiero animarme a entregar mi Top Five de nuestro amigo Stephen, autoimponiéndome una condición: no puedo incluir en él las tres novelas consideradas popularmente como las mejores e imperdibles. Es decir, ‘El resplandor’, ‘Carrie’ e ‘It’.

Y, bien, no es tarea difícil. Aquí les van:

5.- Cujo.

Sin lugar a dudas mi infancia colisiona con esta historia y sus chispas encienden ideas del tipo retrospectivos, pues muchas veces me quedé dentro del edificio donde vivía esperando que un perro callejero se alejara, para poder salir con cierta tranquilidad. De niño le temía a los perros y por suerte jamás viví una historia tan aterradora como la de esta escalofriante novela.

4.- El umbral de la noche.

Creo que es por lejos el mejor volumen de cuentos que he leído en mi vida. No en vano varios de ellos han sido llevados al cine. Destaco ‘Campo de batalla’, ‘Basta S.A.’ y ‘El último peldaño de la escalera’ como cuentos perfectos que todos debiéramos leer alguna vez.

3.- La tienda de los deseos malignos.

Imagino el proceso creativo de Stephen King al escribir esta monumental novela. No es de las más famosas pero en lo personal la catalogo como una de las más creativas de nuestro célebre autor. La sola concepción de una tienda de cachureos –de las que me siento fascinado- en la que cada habitante de un pueblo encuentra un artículo con el que ha soñado de niño me eriza los pelos. Pero… ¿Qué sucedería si el dueño de aquella tienda fuera el ser más persuasivo del mundo pero a la vez el poseedor del corazón más negro que jamás ha existido?

2.- Mientras escribo.

Cuando supe que Stephen King había sido atropellado de inmediato pensé que escribiría al respecto, o al menos durante el tiempo que tardaría en recuperarse. Lo que jamás visioné fue que lo que pariría estando en cama sería el libro suyo que más veces releería en mi vida. Y      es, por cierto, el libro de King que más recomiendo a los futuros escritores.

1.- Misery.

Es, para mí, la mejor novela de Stephen King. En ella mora el peor de sus monstruos, más aterrador incluso que Jack Torrance, el escritor de ‘El resplandor’. Annie Wilkes es una fanática como muchos de ustedes, o como yo, incluso. Cuando tenemos una devoción (Annie es ultrafan del escritor Paul Sheldon) y se nos brinda la posibilidad de entrar en la historia de aquello que nos fanatiza, siempre existe la posibilidad que los límites superen las paredes de nuestra cordura y nuestra sensatez. Y de aquello en nuestro planeta hay más ejemplos que estrellas en una noche de diciembre. Fanáticos religiosos, políticos, del rock, de algún deporte… King nos dice mucho en esta novela: algún día, uno o más fanáticos acabarán con todo, aunque él mismo sea un fanático de que no haya fanáticos.

¡Felices 68 años, Stephen King! Éste es el saludo de un fanático…

 

* Néstor Flores Fica (Valparaíso, 1969) Casado, un hijo. Publicista y narrador, ha publicado: “Cabeza de Iguana” (2003) Premio de Publicaciones Literarias del Gobierno Regional de Valparaíso; “Barcelona” (2007) tres novelas cortas de terror; “Si Forrest Gump hubiese sido chileno” (2011) novela cómico-social; “La gamba de Parra”(2014) e-book experimental en homenaje al Centenario de Nicanor Parra. Además de cuentos en antologías locales y nacionales. Se prepara para volver al género fantástico, con su novela terrorífica: «El fantasma del Bar La Playa» (Puerto de Escape, Octubre del 2015).

Una respuesta a “¡Felices 68 años, Stephen King!”
  1. manolo dice:

    bueno el artículo ….se lo merece por sus escritos.. n
    ademas es músico y tocaba con Matt Groening creador de los Simpson.

Comenta este artículo: