Los invitamos a ver “Hijo de Trauco” de Alan Fischer (2012)

Publicado el 28 de marzo del 2014 | 1

aa_375

 

Por Marcelo Novoa

De los tres últimos estrenos de películas chilenas del género fantástico: «Baby Shower» (2011) de Pablo Illanes, “Caleuche” (2013) de Jorge Olguín y “09” de Javier Aguirrezábal (2014), sólo el más reciente, “Hijo de Trauco” de Alan Fischer (2012) ha resultado también, el más interesante, tanto por sus aciertos, como también, por sus fallos. El joven director, Alan Fischer, ha construido su ópera prima con materiales sensibles, altamente inflamables, y no ha resultado frito, sino tan sólo chamuscado en el intento. Pero así lo esperamos, más sabio y maduro para emprender rumbo a nuevos proyectos donde plasmar su fantasía, siempre escasa y volátil, en la realista cinematografía chilensis.

Y decíamos materiales explosivos, pues si trabajar con un adolescente poeta, en medio de los paisajes postales del Chiloé profundo, en busca de un padre ausente que bien puede ser el mítico Trauco, claramente es arriesgarse a apostar por el lugar común, la cursilería o la demagogía visual del exotismo a ultranza. Escollos que gran parte del metraje logran sortear, aunque igual recae en la pregnancia del alucinante paisaje costero chilote, eso sí, con una fotografía notable, digna de otros clásicos nuestros como “Historias de lagartos” (1989) o “La Frontera” (1991).

Trauco

 

El joven director logrará salir airoso, en primera instancia, gracias a la sólida actuación de nombres consumados, Luis Dubó y María Izquierdo, quienes dotan de profundidad sicológica, sutilezas idiomáticas y gran presencia de sus personajes, claves, pues uno resulta ser causa y efecto de la vida del joven, y la otra, será la memoria viva del mito y el pasado. El resto de los actores mantiene una digna medianía, rescatándose la actuación primeriza de Ignacia Téllez, una liceana enamoradiza que logra, con naturalidad y carisma, inclusive, robarle cámara al protagonista, siempre introspectivo y balbuceante.

Ya metidos de pleno en la trama, ésta nunca se decide por la opción fantástica, que la habría llevado a mayores alturas, como la obra maestra “El laberinto del Fauno” (2006) que nos deja al final con una vacilación total sobre si lo que hemos visto es real o ensoñación. Por el contrario, esta cinta prefiere entrar y salir del realismo vernáculo, agujereando de paso sus propios indicios y pistas (animaciones 2 y 3D muy bien logradas), en un juego peligroso, a veces confuso, otras mucho más exitante, a través del absurdo, la violencia física o la angustia existencial que siempre bordearán esta búsqueda del padre, en medio de crímenes, mentiras y costumbres atávicas.

Aquí, creemos, radica el mayor acierto del filme, pues trata de resolver este puzzle sicológico y familiar, con todos los elementos que cuenta, no sólo los más obvios o tradicionales, demostrando así que el género fantástico en Chile tiene profundas raíces en la realidad más brutal, pero desde allí (a través de la desrealización, la parodia o la locura) se eleva hacia territorios insospechados de fantasía e imaginación, con una mirada lúcida y adulta, que desmarca a autores tan disímiles como Ruiz o Jodowrosky, de la factoría gringa hollywoodense, por ejemplo, quienes parten de la base de un público por siempre infantilizado.

Dicho esto, como amantes y defensores del género fantástico en nuestro país, saludamos esta ópera prima, «Hijo de trauco» de Alan Fischer (2012) e invitamos a los lectores y público fanático del género, muchas veces, en extremo crítico con las obras nacionales, que vayan a las salas y vean por sí mismos esta honesta, moderna y saludable mirada al mundo mágico de Chiloé, claramente filmada desde la óptica distante del afuerino, pero que nos regala su certera intuición creativa, al no temer transformar nuestros mitos más tradicionales en la búsqueda de identidad de este adolescente atrapado por las costumbres, los secretos familiares y la mediocridad del mal, latentes en nuestra modernidad, siempre “a medio camino” del futuro, que tanto tarda en llegar por estos lares.

Concón, marzo, 2014.

board_trauco

Una respuesta a “Los invitamos a ver “Hijo de Trauco” de Alan Fischer (2012)”
  1. Natalia Bogolasky dice:

    Gracias Marcelo por tus palabras, tus comentarios acerca de la película y por invitar al público a ir a las salas.
    Te extrañamos el martes pasado en la avant premiére, pero agradecemos enormemente que hayas ido al cine y te hayas tomado el tiempo de escribir.

    Natalia Bogolasky
    Productora Ejecutiva
    «Hijo de Trauco»

Comenta este artículo: