Lanzamiento novela CF australiana «Kentash» (PdE, 2012)

Publicado el 30 de junio del 2012 | ~

Por Equipo PdE

Estimad@s amig@s y autores fantástic@s

La Dirección de Extensión de la Universdad de Valparaíso y Ediciones Puerto de Escape los invitan a la presentación de la novela de Ciencia Ficción, «Kentash» de Adam & Sven Schott, quienes viajarán directamente de Australia. Acompañarán a los autores en esta ocasión, la comentarista de literatura fantástica, Marisol Utreras, y su editor, Marcelo Novoa.

Los esperamos el martes 3 de Julio a las 19:00 horas en la sala Musicámara de la Dirección de Extensión de la Universidad de Valparaíso (Errázuriz 1108).

Al final de la presentación se servirá un vino de honor. La entrada es gratuita.

De los autores:

ADAM SCHOTT (Valparaíso, 1956).

Cursó sus estudios primarios y secundarios en el Colegio Alemán de su ciudad natal. Durante esos años fue un ávido lector de Alejandro  Dumás, Julio Verne y Emilio Salgari, entre otros autores. Después de finalizar su enseñanza media, cursó estudios superiores en tecnología informática, una ciencia que lo atrajo desde sus comienzos. En el año 1986 viajó a Australia, para radicarse en ese país junto a su esposa Rubi, y sus tres hijos: Werner, Sven y Bjorn. Allí se especializó en sistemas de planificación de recursos empresariales. Adam, actualmente, se desempeña como analista programador sénior en el equipo de desarrollo de una empresa multinacional de tecnología informática. Durante su vida profesional, Adam ha escrito variados manuales técnicos y de ayuda al usuario documentando los sistemas que ha desarrollado. También ha escrito una serie de relatos breves que aún se encuentran sin publicar. Kentashes su primera incursión en el campo de la ciencia ficción.

SVEN SCHOTT (Valparaíso, 1979).

Su interés por la tecnología se despertó a temprana edad cuando su abuelo le presentó el mundo de los tubos al vacío, las baterías alcalinas y proyectores de películas de 8mm. Este interés finalmente se tornó en una relación amorosa cuando su padre trajo a casa su primer computador personal: un TexasInstruments TI-99/4A. Su familia emigró a Australia cuando Sven tenía seis años de edad y fue allí donde cursó sus estudios en el Sydney Adventist College. Durante ese tiempo descubrió el gozo de leer a Arthur C. Clarke y John Christopher (Samuel Youd). Pero no fue hasta que se unió a la fuerza laboral que sus hábitos de lectura se expandieron hasta incluir maestros contemporáneos, tales como Gene Wolfe y Dan Simmons, entre otros. Sven actualmente se desempeña como especialista técnico en UNIX, en una vasta organización de medios de comunicación, pero su ocupación real es la liberación de la raza humana de lasfuerzas de la obscuridad en los altiversos: Rhenloweir y Crolan. Sven se encuentra casado, pero su desplazamiento entre universos lo mantiene demasiado ocupado como para tener hijos. Kentash es sólo una historia entre cientos, en un altiverso entre miles.

De la obra:

David es un muchachosolitario. A los trece años de edad, carece de amigos, excepto su padre Peter y su mascota, Princesa. La pérdida de su madre y unaccidente que lo dejó lisiado de un brazo cambiaron su vida por completo. Ahorasu padre se esfuerza en proveer para ambos, y su éxito en el colegio se veensombrecido por el constante maltrato que sufre a manos de aquellos que gozanabusando del más débil.

Incapaz de defenderse,David sólo conoce un lugar de refugio: la isla de la Catedral de Piedra, unaextraña formación rocosa en una isla en medio de un turbulento lago. Loslugareños siempre se han mantenido alejados de este sitio, creyendo que estámaldito y rondado por espíritus. Pero David no se amedrenta tan fácilmente.Para él, la isla es un refugio; un baluarte que lo protege del mundo exterior.

Sin embargo la isla noes lo que parece. En las profundidades de sus entrañas yace un poder que haestado latente por miles de años.

Y un aciago día, elmatón del colegio y un hambriento león montañés, precipitan a David alencuentro del secreto de la isla, cambiando su visión del mundo, así como suvida, para siempre.

Comenta este artículo: