La séptima M de Francisca Solar, una novela de misterios paranormales

Publicado el 30 de enero del 2011 | 2

elementum

por Camila Jorquera Castillo

They are not! They want those major population

centers wiped out so that the few that are

left will be more easily controllable.

Tool, Faaip de Oiad

La autora nacional, Francisca Solar, de tan solo 27 años de edad, se configura hoy en día como una de las nuevas promesas de la literatura chilena actual, es de profesión periodista y estudiante perito criminalista, la joven autora ya ha logrado con su primera publicación en línea en el año 2003 Harry Potter y el Ocaso de los Altos Elfos, recaudar más de 500.000 visitas en la red. Este antecedente le sirvió como una plataforma considerable al momento de atreverse a publicar, ya en papel, su primera novela La Séptima M. En el año 2006 firma con la casa editorial Random House, la cual le abrió las puertas para saltar al mercado internacional. La novela ya ha sido traducida a cuatro idiomas, razón por la cual se están esperando los próximos volúmenes de la saga, que constaría de 4 tomos más.

A raíz de lo anterior, es posible plantear las preguntas acerca de ¿cómo es que Francisca Solar ha logrado un éxito tan grande en un período de tiempo tan breve?, y ¿Cuáles son los mecanismos que la autora va desarrollando con el fin de que su literatura atraiga a tantos consumidores?

Resulta indudable que el mercado neoliberal y el estado de globalización en el que nos encontramos en la actualidad, juegan un papel fundamental para la realización de estos acontecimientos. La autora, sin lugar a dudas, sabe manejarse dentro del mercado neoliberal,  gozando de pleno conocimiento acerca de los temas que resultan interesantes para el medio en el que se encuentra inmersa y el mercado al cual se está dirigiendo con sus obras, que es, por las palabras de la misma autora, la literatura para adolescentes, de la cual declara hay un nicho importantísimo que no ha sido explotado en chile.

E. Francisca, al parecer consideras que no existe una verdadera literatura juvenil. En tu opinión, si un adolescente desea leer algo con enjundia sólo puede recurrir a novelas para niños por un lado o directamente para adultos por otro, pero para ti no existe un término medio. ¿Intentas con la publicación de «La séptima M» llenar en lo posible ese hueco?

F. Solar: Así es. El género fantástico sirve mucho para eso, (….).

Los jóvenes no tenemos literatura especialmente para  nosotros, y aunque yo no creo tener la verdad sobre el asunto o ser el genio que “trae la respuesta”, al menos sé que ese es el camino que quiero recorrer, independiente de si algún día lo logre o no.” [1]

La novela La Séptima M es un invento de la autora, que como ella misma lo menciona, surgió de su interés por Los expedientes secretos X, serie de la cual se declara fan acérrima, y que luego de realizar una sucesión de Fanfiction, es decir tomar un producto ajeno para ficcionar, tanto de ella como de Harry Potter, se decide a escribir una novela con fines más serios. En esta novela es posible apreciar una gran variedad de influencias, razón por la cual se reconoce una visible antropofagia, noción que hace referencia a  un procedimiento de apropiación de lo otro con el propósito de producir algo nuevo.

“La noción de “devoración cultural”  es esencial a la filosofía antropofágica, pues sintetiza el procedimiento de apropiación de técnicas, e informaciones (las cualidades de que el caníbal se nutria) que llevan a una elaboración creativa, permitiendo la construcción de un nuevo conjunto que se convierte en materia de exportación…”(162)[2]

Este procedimiento de apropiación de lo externo que realiza la autora para la elaboración de su novela no apela solamente a la serie de los Los expedientes secretos X, sino también a variados elementos de una cadena de otras series como son Lost, de películas como por ejemplo The Village de M. Night Shyamalan o The shutter island de M. Scorsese, asimismo de cuentos como “Amor sobre ruedas” de A. Fuguet , y entre otros. Influencias que, según la misma, la fueron marcando en su vida.

“E: Pienso que en esta novela has volcado todo tu mundo: tus aficiones, tus filias y tus fobias. En ese sentido, «La séptima M» es una narración repleta de influencias. Los personajes aluden a series de televisión, los capítulos vienen introducidos con citas de canciones, los temas paranormales centran la investigación, la tecnología informática y el mundo de Internet como medio de información y comunicación universal es utilizado como recurso eficaz para intentar desentrañar el misterio, etc. es decir, todos los temas que te interesan o que más te motivan.

F.Solar: Completamente. Escribo para jóvenes, pues yo soy “joven” a la vez. Todas las influencias de mi generación están en esta novela, y en las que siguen, aunque al comienzo parezcan muy personales. Las películas que me gustaron, las series que me marcaron, los personajes que se estancaron en nuestra conciencia colectiva. Todo está ahí, y los muestro con intención.
Ahora, mostrar y demostrar influencias es una cosa, y “copiar” o “reproducir” tramas o personajes ajenos es otra. Yo no hago fanfics “en papel” de Expediente-X o Harry Potter, por muchísimos motivos.”[3]

Este procedimiento de antropofagia cultural que realiza la autora le otorga cierta seguridad al momento de producir su libro, ya que se está basando en elementos ya probados por el mercado, los que han recopilado un número considerable de adeptos e interesados tanto en los temas que en ellos se tratan como en la fórmula que ellos utilizan. Este basarse en fórmulas ya hechas, le da seguridad tanto a la autora como a la editorial en la que ha firmando de que el libro contará con una cantidad segura de adeptos y con ellos la viabilidad de la obra que está elaborando.

Como es posible apreciar, dentro de su obra, la autora mezcla una serie de intereses, como es el mundo del internet, la tecnología sofisticada, la tanatología, los sucesos paranormales, el nazismo, etc. Componentes que a simple vista pueden no tener una relación aparente, pero que ella se va encargando de adaptar y ajustar a su propia producción dándole un  sentido propio. Con esta mixtura de recursos, la autora, está declarando su fuerte influencia del hacer posmoderno, ella utiliza todos los recursos que el contexto en el que se encuentra inserta le está ofreciendo. Como se puede percibir, se está mostrando un mundo absolutamente globalizado, posmoderno y la notable influencia del mercado neoliberal en su vida.

Esta juventud de hoy…; ya sabes. Están sedientos de porquería y morbosidades. Yo solo les hago el camino más fácil. –Desvió la mirada un segundo, se inclinó hacia su costado derecho y desapareció de la pantalla. Cuando regresó, aprovechó para pegar contra la cámara lo que parecía una revista de Rock and roll-. ¿Ya lo leíste? Ad Rotem es el sitio virtual más visitado en los últimos tres años según la encuesta Centys. No me creas el único pervertido del planeta.” (23)

– Primero no necesito la presencia de una compañía de cable para acceder a Internet. Incorporé una tarjeta inalámbrica que me permite comunicación fluida con el satélite más cercano, que está en este momento, a quinientos doce kilómetros de distancia (…) En todo caso, veré si puedo llegar al tejado. Ahí tendré una conexión más óptima (…) Y segundo, no, no hablaba de ese Google, pero lo administran los mismos creadores. DemandNet es una red de asociación particular entre computadores de alta potencia.” (127)

Relacionado con estos múltiples intereses que presenta la autora y la antropofagia que realiza en su obra, es preciso ir a los orígenes, hacia los autores que fueron los encargados de despertar en ella el germen de la creación y que posibilitaron la elaboración de La Séptima M.

La autora, en una entrevista en línea[4], menciona que desde siempre tuvo un fuerte interés hacia la lectura, menciona que desde pequeña se pasaba los recreos encerrada en la biblioteca leyendo. De igual forma se refiere a los libros que les asignaban en el colegio, los que consideraba no le aportaban nada para su aprendizaje, alude a ellos como libros sin sentido e inverosímiles. En esta búsqueda personal por la literatura, la autora, indica ciertos autores que fueron marcando su vida, autores como por ejemplo Howard Phillips Lovecraft, escritor estadounidense, autor de novelas y relatos de terror y ciencia ficción.[5] Asimismo destaca la influencia que tuvo en ella Edgar Allan Poe[6], escritor, poeta, crítico y periodista romántico estadounidense, generalmente reconocido como uno de los maestros universales del relato corto, del cual fue uno de los primeros practicantes en su país. Fue renovador de la novela gótica, recordado especialmente por sus cuentos de terror. Considerado el inventor del relato detectivesco, contribuyó asimismo con varias obras al género emergente de la ciencia-ficción. De igual forma la autora reconoce la influencia de Ray Douglas Bradbury,[7] escritor estadounidense de misterio del género fantástico, terror y ciencia ficción.

Como es posible observar,  Francisca Solar menciona en la entrevista que ella se ha nutrido de estos escritores célebres y se ha basado en el tipo de literatura que ellos producen para desplegar su escritura. Estos autores tienen en común ser los precursores del género fantástico. Si bien existen bastantes definiciones de lo que es el género fantástico, la que me parece más adecuada en relación con lo que realiza la autora en la obra es la noción de género fantástico propuesta por Tzvetan Todorov en su libro Introducción a la literatura Fantástica:

“Estamos ahora en condiciones de precisar y completar nuestra definición de lo fantástico. Este exige el cumplimiento de tres condiciones. En primer lugar, es necesario que el texto obligue al lector a considerar el mundo de los personajes como un mundo de personas reales, y a vacilar entre una explicación natural y una explicación sobrenatural de los acontecimientos evocados. Luego, esta vacilación puede ser también sentida por un personaje de tal modo, el papel del lector está, por así decirlo, confiado a un personaje y, al mismo tiempo la vacilación está representada, se convierte en uno de los temas de la obra; en el caso de una lectura ingenua, el lector real se identifica con el personaje. Finalmente, es importante que el lector adopte una determinada actitud frente al texto: deberá rechazar tanto la interpretación alegórica como la interpretación “poética”. Estas tres exigencias no tienen el mismo valor. La primera y la tercera constituyen verdaderamente el género; la segunda puede no cumplirse.”[8]

A la autora le apasionó desde siempre el género fantástico y menciona que el tema que lejos llama más su atención es el de los sucesos paranormales, situaciones comunes o diarias  que escapan a la lógica y que no tienen una justificación aparente. La novela La séptima M se reconoce como una novela de misterio que trata el tema de lo paranormal de forma transversal, y que se basa en hechos reales, los cuales son los suicidios masivos de adolescentes en Puerto Aisén, hechos que hasta hoy en día no han tenido una resolución. Estos desgraciados acontecimiento extraídos de la crónica roja periodística en los que se basa la autora para configurar su historia  y  que conforman, junto con lo anterior su matriz para la creación, nos indican, de igual forma, el horizonte cultural en el que se mueve y se encuentra inserta la autora. Como se mencionó en un comienzo, Francisca Solar es de profesión periodista y estudiante de perito criminalista por lo que se dedicó durante bastante tiempo a juntar noticias de crónica roja, que fueron llamando su atención y las cuales manifestaran elementos sin resolver o soluciones que colindaban con el terreno de lo paranormal.

A raíz de estas noticias que llamaron fuertemente su atención y la marcaron en su vida, la autora extrae el tema de su saga y obviamente de su primera novela, el que trata acerca de una investigación realizada por tres personajes,  una perito forense adicta a la Xanazina, que presenta intereses paranormales y proviene de una extraña procedencia, un periodista cesante con intereses bizarros  que colabora en un sitio en internet y un detective escéptico de la brigada de investigaciones de chile. Estos tres personajes son convocados a Puerto Fake, con el propósito de resolver un misterioso caso de seis suicidios adolescentes.

g9dly3jf

El asunto primordial del que trata la autora en La Séptima M es acerca de la poca importancia que se le otorga a los sucesos paranormales en nuestra sociedad globalizada, en una sociedad en donde todo se basa en la razón y lo demás es catalogado de simple ignorancia.  La autora indaga en este terreno desconocido y saca a relucir, intencionadamente, como en nuestro país no se considera los sucesos ocurridos en los lugares más alejados, poniendo en tela de juicio la centralización en la que nos encontramos inmersos, Santiago no es todo Chile, y los sucesos que ocurren fuera de la capital tienen la misma relevancia. Por lo tanto, el asunto que trata la autora en esta novela es acerca de los sucesos que no tienen explicación lógica, que son parte de lo desconocido, pero que no por eso se deben ignorar, vemos nuevamente la referencia a la película I want to bilieve de Los expedientes secretos X.

Como es posible apreciar la autora es absolutamente consecuente con su tiempo de escritura, ella se encuentra inmersa en el mercado globalizado y a lo largo de la novela va haciendo un constante diálogo con diversos elementos propios del mercado neoliberal,  ejemplo de esto es el tener una página web en donde se muestre y se pueda comentar acerca de la novela, y de igual forma mostrar a través de You tube un Trailer de La Séptima M, juegos de mercado que se han realizado en el último tiempo con variadas novelas internacionales y que han tenido bastante éxito.

Los dispositivos textuales que va desarrollando la autora en la obra son muestras de su  consecuencia con el contexto cultural en el que se encuentra situada. Por ejemplo el estilo que la autora utiliza para su novela es la misma que poseen Los expedientes secretos X, ella va siguiendo su fórmula, por ejemplo primero se enuncia un acontecimiento catastrófico de índole desconocida, luego se introduce a la situación de los personajes para dar pie a la investigación y posterior resolución del caso. Asimismo, el discurso que la autora va desarrollando tiene mucho parecido con el estilo de las sagas internacionales como Crepúsculo de Stephanie Meyer o el mismo Harry Potter de JK Rowling. El registro de lenguaje que utiliza la autora en el texto es culto, por lo que no hay posibilidad de encontrar en la obra jergas, ni chilenismos, nada que relacione directamente el texto con su país de origen. Esta previsión que esgrime la autora en la utilización del lenguaje le da el carácter de ser un producto realizado para la exportación, es evidente que la autora no tiene la intención de crear algo local, sino que pretende que la obra sea comercializada a nivel mundial. La novela, al estar escrita de tal forma, no presentará problemas para ser traducido a múltiples idiomas y funcionará adecuadamente, es decir, se podrá adaptar a la realidad de cualquier lector, en cualquier país al que sea vendido.

Respecto a la filiación de la autora, ésta se encuentra claramente identificado por el modelo económico neoliberal, un ejemplo de esto es la organización interna del libro, el encontrarse divido en capítulos y que cada uno de ellos se encuentre introducido por un epígrafe de una canción de autores conocidos, tanto nacionales como internacionales, ya es una muestra de que la autora se encuentra situada en un contexto social y cultural globalizado. Este horizonte cultural en el que se encuentra inmersa la autora se hace patente en todo momento en el libro.

12: El ángel y el siete

Qué difícil se me hace, mantenerme en este viaje, sin saber adónde

voy en realidad (…) Sin saber si volver es una forma de llegar…

Alejandro Lerner, A todo pulmón.” (228)

Gracias a esta notoria filiación y programación de la autora es que ella ha logrado lo que muchos escritores les costaba toda una vida, en su mundo posmoderno y fragmentario, ella se va auto validando, ya que sabe moverse en el mercado neoliberal, tiene conocimiento pleno de él y de su funcionamiento, lo que le ayuda considerablemente al momento de escribir ya que sabe de antemano los temas que  interesan y la forma de escribirlos para que estos capten la atención y sean viables.

A  modo de conclusión considero que es totalmente destacable lo que Francisca Solar está concibiendo, porque ella al escribir literatura para los jóvenes se está interesando en un terreno que ha sido explotado por autores internacionales solamente, percatándose de esta situación y tratando de hacer algo con este vació cultural que hay en nuestra sociedad es que la autora ha creado su libro con el fin de ofrecer una apuesta innovadora en lo que a literatura juvenil se trata. La autora en su escritura es absolutamente posmoderna y ha sabido plasmar en su obra la influencia que están ejerciendo lo medios masivos de comunicación como la televisión, internet, el cine y la música en los individuos. Ella, sin duda,  sabe que es lo que les gusta a los jóvenes y lo que es más importante aún,  sabe la manera de explotarlo, porque a pesar de no usar jergas ni un lenguaje coloquial, la autora sí es cercana a la juventud por serlo ella misma y pertenecer a un horizonte cultural común con la juventud. Es así como la autora tiene la posibilidad de llegar a los adolescentes tanto chilenos como de todo el mundo ofreciendo un proyecto de escritura innovador, lo que provocaría que muchos más jóvenes se interesen en la literatura.


[1] http://libros2.ciberanika.com/desktopdefault.aspx?pagina=~/paginas/entrevistas/entre219.ascx

[2] Franco Carvalahl T. La noción de Antropofagia y sus alcances para la crítica Latinoamericana

[3] http://libros2.ciberanika.com/desktopdefault.aspx?pagina=~/paginas/entrevistas/entre219.ascx

[4]http://www.youtube.com/watch?v=4DEudmqJZow&playnext=1&list=PL4D7DAE093629BECA&index=2

[5] http://es.wikipedia.org/wiki/Howard_Phillips_Lovecraft

[6] http://es.wikipedia.org/wiki/Edgar_Allan_Poe

[7] http://es.wikipedia.org/wiki/Ray_Bradbury

[8] Tzvetan Todorov, Introduction a la literatura fantástica. Traducción: Silvia Delpy. Edición 1980  © Editions du Seuil © PREMIA editora de libros, s.a. para la edición en lengua castellana

2 respuestas a “La séptima M de Francisca Solar, una novela de misterios paranormales”
  1. Alejandra L. dice:

    Estoy en desacuerdo con las conclusiones planteadas al artículo. Basta con centrarse en iniciativas tales como los concursos del Barco de Vapor en Chile y el énfasis que las líneas infanto juveniles de destacadas editoriales han ido fortaleciendo en nuestro país para corroborar que sí hay una genuina e incipiente preocupación por este tipo de literatura.

    Ahora bien, por el contexto, es interpretable que se hace mención a obras de corte más bien fantástico, un género usualmente marginado en las editoriales chilenas. Sin embargo, no creo que la propuesta de Solar sea realmente innovadora en este sentido, puesto que -al menos en La Séptima M- se limita a reproducir estos mismos modelos foráneos bestselleros de portadas vistosas, plagados de clichés y con un lenguaje llanísimo y vacío, aproximándolos apenas a la realidad chilena. Asimismo, su posmodernidad no puede entenderse a mi juicio sino como un deficiente pastiche de diversos elementos que no alcanzan a confeccionar en su unión un texto en el amplio sentido del término.

    No comprendo bien el afán de la gente por incentivar a los niños y jóvenes a la lectura sólo porque sí. No importa tanto leer sino qué leer. En este sentido, creo que este tipo de obras, junto con los pésimos clones de la saga de moda de turno (que ahora mismo vendría siendo la de Crepúsculo), le hacen un magro favor literario a quienes las leen. No sirve de nada que los niños lean si se quedan orbitando en estas sandeces y jamás dan el salto a obras que efectivamente consigan un alto nivel estético y/o un diálogo con la tradición literaria y que, en definitiva, le permitan comprender los pliegues de la sociedad y de la idiosincracia humana.

    ¿Qué le aporta al lector La Séptima M? Probablemente, un rato de entretención y poco más. Y ahora lo que menos faltan son alternativas de diversión. La literatura por cierto que debería aportar mucho más. Y eso, desde mi punto de vista, es alguien que cualquier joven con mínimo de inquietud estética debería comprender y buscar tanto en sus propios textos como en sus lecturas.

  2. marisol dice:

    solo decir ha leido crepúsculo? yo si , malisimo literatura del peor nivel por favor no ofenda comparandola con lo escrito po Francisa Solar.

Comenta este artículo: