“Kalfukura” de Jorge Baradit. Una bildungsroman chilensis…

Publicado el 30 de marzo del 2011 | 7

Bodipaiting-GR

Por Francisca Baeza Munita

De la literatura de masas al consumidor

Si bien la tecnología ha estado al servicio de la producción del objeto libro desde la invención de la imprenta también ha sido la fuente de cambios en la concepción y producción  de la literatura como tal.  Este hito ha dado pie a la formación de editoriales, que luego han evolucionado rigiéndose por las leyes del mercado, hasta llegar a situar hoy al libro como un producto más de mercado, de consumo. La literatura y el mercado, entonces, tienen un vínculo indisoluble, irreversible. Pero el punto de discusión no puede reducirse a hacer una línea temporal de la evolución de la literatura como mercancía, pues sólo quedarían fuera los escritos anónimos que no fueron pagados de alguna u otra forma; se está hoy frente a lo que se llama “Literatura de masas” ¿Qué es la literatura de masas?

Primero, se debe abordar la autonomía de la obra, y “hablar de autonomía sólo es lícito si se admite el doble valor – simbólico y mercantil- del objeto cultural; esta ambivalencia es la que explica que se hayan organizado, paralelamente, dos campos de producción: el primero, de escasa producción, dentro del cual la obra de arte es irreductible al estatuto de simple mercancía; el segundo – de amplia producción- regido por las leyes del mercado” (Cros, 1984:51), por tanto la una y la otra no disminuyen su autonomía por su amplia o reducida producción.

Luego,  el concepto de “aura” que propone Benjamin, está delimitado por la existencia del marco ritual de la literatura; antes, el valor simbólico predominaba en la obra de arte, hoy es su valor exhibitivo, a raíz del cambio en los modos de recepción y de la transformación del carácter del arte. Este valor exhibitivo es comparable a que poseer determinado libro (y) en determinada edición  confiere un prestigio como el prestigio de un auto de lujo, de unas zapatillas de determinada marca, de un vestido de diseñador francés.  Pasa a ser un problema social, pues como señala Bourdieu, el arte no es social sólo por el modo y relaciones de producción ni por la temática; sino porque “viene a serlo mucho más por la posición antagonista que adopta con arreglo a la sociedad, si ocupa esta posición sólo como arte autónomo”.

La literatura de masas, entonces, tiene relación directa con la producción, con su modo, motivación y amplitud. La literatura de masas es un producto de consumo, y como producto de consumo inserto en el mercado, su principal objetivo es venderse y ser vendido. Por esto, está asociado a las medidas de marketing, publicidad y moda.

En consideración de lo anterior, ¿Quiénes son entonces las instituciones que manejan la industria literaria? Las editoriales. Primeramente, la editorial se constituyó por personas que posibilitaban la publicación de un autor, le pagaban por su obra  y se permitían dar recomendaciones y sugerencias para que el producto fuera vendido, luego fueron creciendo y conforman hoy potentes empresas que negocian un producto como cualquier otro.

En Chile, el sistema neoliberal implementado desde el año 1975, ha permitido la entrada de editoriales trans, inter y multi nacionales, desplazando y/o devorando a las editoriales nacionales existentes, implantando un sistema globalizado de mercado, abriendo horizontes, pero a su vez homogeneizando para permitir una “universalidad” de los productos.

Un caso emblemático: Ediciones B en Chile

La editorial Ediciones B, pertenece al conglomerado español Grupo Zeta;  este grupo fue fundado en 1976, en 1986 comienza una serie de adquisiciones de medios de comunicación, principalmente diarios regionales y provinciales españoles y a la Editorial Bruguera (posterior Ediciones B), la empresa está en ventas desde el 2007,  En 2008 las pérdidas de Grupo Zeta superaron los 30 millones de euros y entró en una restructuración de personal. Más de 500 personas de la plantilla han sido despedidas. Sin embargo, en su página oficial publican que el balance del año 2009 señala una facturación de 302 millones de Euros.

Editorial B, como se ha señalado es la actualización de Editorial Bruguera, que a su vez enmarca a los sellos Vergara, Zeta de bolsillo y Ediciones B.  Esta casa editorial, como se hacen llamar, “abarca una amplísima gama de títulos para todos los gustos y de las temáticas más diversas, en Ediciones B, cada libro tiene su espacio y su lector” y “Por la variedad de su catálogo, de carácter marcadamente comercial, llega a todos los públicos y a todas las edades. Su oferta editorial, una de las más amplias dentro del mercado editorial de ámbito hispánico” publican en su página oficial.   Cuentan con “casas editoriales” en Argentina, Chile, Colombia, México, Uruguay y Venezuela, conformándose como una fuerte presencia en Latinoamérica; en nuestro país están presentes desde hace 20 años.

Luego, en el lomo del libro se aprecia un dibujo de Vergara, y en la información disponible en internet acerca de este sello, encontramos “La editorial Vergara, adquirida por Ediciones B en 1997, es en la actualidad un sello editorial enfocado, principalmente, a obras de ficción dirigidas a un público femenino y libros de autoayuda y espiritualidad.”  Y en la contratapa se encuentra la colección a la que pertenece la obra, junto a otras 3: “sin límites”.

Esta cadena que se genera en torno a la obra, en cuanto a filiaciones editoriales es importante para determinar que el autor cuenta con el respaldo de esa editorial, que se asegura un mercado, un tiraje y una distribución determinada.  Responde a las leyes del mercado como de cualquier mercancía, como de un chocolate que tendrá mayor prestigio y ventas siendo y destacando ser de una determinada marca que de otra.  De ahí tanto cuidado en las portadas de los libros, este presenta un papel opaco en que reluce la piedra azul y las letras del título, en la contraportada encontramos críticas alabando la obra, invitando a leer; se puede extrapolar a la cliché imagen de alguien que va a comprar un libro, no hojea el libro; lee la contraportada y las pestañas interiores; acepta esa información como guía, la crítica sesgada y manipulada para que se venda.  Los eventos de lanzamiento, en que se atrae al público que es un potencial comprador, con técnicas de marketing muy estudiadas y eficaces, buscan crear una necesidad del objeto como de cualquier otro producto, prometen, sonríen.

De esta manera, queda patente cómo está afecta esta obra particularmente, pues su autor Jorge Baradit es de profesión diseñador gráfico, y es en este campo  laboral donde se desempeña cotidianamente. Todos y cada uno de sus trabajos, además de otorgarle marcas propias a su obra, también serán los que lo validen dentro del mercado neoliberal. En el año 2006 publica su novela corta “Trinidad” en ediciones B, de financiación privada, en el mismo año la editorial Puerto de Escape publica su cuento “Karma Police” en la antología de ciencia ficción “Años Luz”; luego siguen las publicaciones de Ygdrasil (2005), Synco (2008) y Kalfukura (2009), por Contratos consecutivos en Ediciones B, Chile, para la publicación de novelas de Ciencia Ficción, Tecno Thriller y Fantasía.

Jorge Baradit nació en Valparaíso en 1969. Estudió un año arquitectura en la Universidad Católica de Valparaíso en 1988, pero desde 1989 estudia diseño gráfico en la Universidad de Viña del Mar hasta 1994. Publica en su blog oficial su interés por las motos y se define como ex integrante de una banda de punk rock y seguidor de  animación japonesa. Colabora en diarios de circulación nacional y  su principal fuente de trabajo (e  ingresos, como asegura él mismo, en su blog) es su desempeño como diseñador gráfico en jefe desde hace 10 años en su agencia.

«Kalfukura» de Jorge Baradit fue publicada el año 2009, en Ediciones B,  y trata de un niño aymará, Leonardo, que descubre ser hijo que la Pacha Mama luego de un terremoto en Arica que hace despertar a los españoles que estaban dormidos en la ciudad hundida en el desierto, y debe buscar esta piedra azul, la kalfukura, que es el corazón de la tierra, para salvar a su madre que está muriendo, en compañía de su hermana Clara (otra hija escondida de la Madre Tierra); para esta aventura cuenta con un guía halcón que lo lleva hasta la Araucanía por medio de pasadizos y transportaciones mágicos, donde encontrará a la machi que guarda la piedra y deberá luchar contra los españoles, nuevamente, en otro contexto, la misma causa.

El relato llega a nosotros de manera fragmentada, en imágenes rápidas, cortas; nos presenta el viaje y aventura de Leonardo en capítulos que son intercalados con la historia oculta que sirve de base a la trama, como la historia de la piedra kalfukura, nos explica así por qué es buscada y por qué es buscada de esa forma, utilizando relatos tomados de “documentos”  e incluso imágenes de dibujos coloniales, en paralelo con la historia simultánea de Pedro de Valdivia y Diego de Almagro, quienes dan luces de sus objetivos, y guían la lectura dándole la sensación de tener una historia completa y más verosímil al tener las dos versiones sin desmedro de la abundancia de magia y poderes sobrenaturales, y desplazamientos de algunos mitos chilenos, como el caleuche que vuela hasta Isla de Pascua.

Del horizonte cultural,  la antropofagia y  las estrategias textuales que configuran una obra editorial

Primeramente,  el horizonte cultural del autor está determinado, sin duda, por su profesión, al estar inmerso en el sistema de mercado, trabajar para él, manejar a cabalidad sus estrategias, recursos y técnicas, y eso se refleja en la obra en la medida de la superposición de relatos, de la invención de documentos verosímiles pero que están datados a 2011 y atribuidos a nombres como el de su esposa, o su hijo. Otra parte importante en que vemos una muestra de la destreza del autor es en la inserción de imágenes, que fueron creadas por él mismo basándose en una real de Guamán Poma de Ayala, que ilustran la misma historia.  Sus intereses, motivaciones y actividades son frecuentemente publicadas por él mismo a  través de su blog; tomándolo como fuente, además de una entrevista que da a otro blog, se puede señalar que es notoria la influencia admitida y ostentada de la animación japonesa, del cine de ciencia ficción y más aún, señala el propio autor, algo que parece extraño para lo que generalmente se distingue en la academia: “En realidad nunca he sido lector de ciencia ficción, quizá por eso me resultó tan fácil salirme de los clichés del género, simplemente no los conocía. Me molesta su dinámica auto referente que se alimenta de lo que otros escritores de ciencia ficción escriben, generando más que un género, una especie de ghetto endógamo. Soy más asiduo al cine de ciencia ficción, más ágil, más emparentado con la épica y la revolución que la literatura, que es lejos más fascista y conservadora.”  Es interesante su declaración, en términos de censura a la intertextualidad como inspiración, una abierta aclamación al formato del cine llevado al papel: el montaje. Lo que el autor intenta hacer es más un guión que una novela, el relato funciona de dos formas paralelas y simultáneas, la acción encarnada en los personajes principales, que dan la agilidad a través del estilo directo, y por otra la historia al nivel de contextualización para comprender la acción, como una introducción que aparece dispersa, fraccionada a lo largo de toda la obra,  lo que prima es enganchar por la rapidez de la historia.

Baradit confiesa además que su inspiración está en la película japonesa “El viaje de Chihiro”, un viaje iniciático, una bildungsroman en su forma más básica y cliché, sus personajes están pobremente desarrollados, el cambio que hace el personaje principal, Leonardo, se evidencia por el discurso explícitamente, en los diálogos, pues no deja que eso sea una inferencia del lector.

La antropofagia, definida por Ariel Dorfman, citado por Franco, como “ Canibalizar; término acuñado por teóricos modernistas brasileros en el comienzo del siglo para articular  cómo el Nuevo Mundo debería reaccionar a las formas europeas que estaba importando, cómo sólo podría prosperar devorándolas, masticándolas, dirigiendo, transformando, transustanciándolas, creando un nuevo compuesto”,  y para este concepto, se tomará la temática de la mitología chilena. La obra presenta un epígrafe de Leonel Lienlaf, escritor, músico y cineasta mapuche-chileno, otra vez se puede notar el vínculo con el medio audiovisual, no es Elicura Chihuailaf el referente literario mapuche. La mitología se relata de una forma simple, sin contemplar los mitos en sí, sólo los elementos centrales de ellos, como un exotismo que da una atmósfera de magia y apelación a una raíces expuestas sin la profundidad que merecen, y que se explican en que la base de estos mitos es sólo el conocimiento que puede tener cualquier persona que haya pasado por la educación primaria debe tener;  la ciencia ficción en que establece la obra le permite hacer volar al Caleuche hasta la Isla de Pascua, hacer coincidir en un mismo espacio y tiempo la mitología chilota, las creencias mapuches, el mundo “cristiano” que viene con los españoles y personajes aymarás, que se unen como pueblos autóctonos, mezclando culturas pasadas, montando un mundo plano como de videojuego.

Acerca del imaginario del que da cuenta este autor, se puede establecer que está marcado por el cine de ciencia ficción, por los efectos especiales. Él señala que “Mi relación con la ciencia ficción viene de la fascinación infantil con las grandes extensiones, lo desconocido, la esperanza de un futuro sin límites y la exuberancia visual. Me tocó ver Star Wars en el cine con 8 años, en 1978. Nadie puede salir igual después de eso.”  Esta obra refleja también este sentido de photoshop de la palabra, del montaje y el movimiento de imágenes en relato.

Se puede establecer que Jorge Baradit hace uso de todas las técnicas de  elaboración y venta de un producto, cultural en este caso, que se ve afecto por la variables  del mercado, que mezcla los fragmentos que se encuentran en los metarelatos cotidianos y masivos de la sociedad actual rescatando en esta ucronía el potencial presente de un pasado que ya está narrado, pero que soporta una nueva invención, se renueva la temática siendo abordada de otros ángulos de modo que resulte nueva y/o novedosa para el lector.

Esta obra es una muestra de la nueva literatura, de lo que se vende, se ofrece, se compra y se consume; de los nuevos escritores que no son los que más han leído, sino los que han podido compilar y unir con sentido una mayor cantidad de fragmentos de realidad: llamese información, moda o tendencia.

La tecnología de la imprenta creó el público. La tecnología eléctrica creó la masa. El público consiste en individuos aislados que van de un lado a otro con puntos de vista separados, fijos. La nueva tecnología exige que abandonemos el lujo de esta postura, este enfoque fragmentario” (M. Mc Luhan, 1969)

Bibliografía

Baradit, J. 2009. Kalfukura. Santiago: Ediciones B

Benjamin, W. (1935). La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica.

Blog de Jorge Baradit,  http://www.baradit.cl/blog/

Currículum online Jorge Baradit, disponible en línea : http://cl.linkedin.com/in/baradit

Cros, E. La escritura como instrumento de la autonomía.

Drucaroff, E. (2009). Mercado y literatura: una relación que molesta.  Disponible en línea en: http://estasemana.cip.cu/noticias/mercado-y-literatura-una-relacion-que-molesta

Entrevista a Jorge Baradit. Disponible en línea: http://www.zanahoria.cl/content/view/578550/Entrevista-a-Jorge-Baradit.html

Franco, T. La noción de antropofagia y sus alcances para la crítica latinoamericana.

7 respuestas a ““Kalfukura” de Jorge Baradit. Una bildungsroman chilensis…”
  1. Interesantes antecedentes:

    Quisiera tener la finura como tú la haz realizado, sólo tengo que exaltar que es Oswald de Andrade quien acuña el concepto de Antropofagia en su Manifesto, texto que ha calado hondo en la primera mitad del siglo XX en América Latina y a principios del siglo XXI en Estados Unidos, Japón y en la sub-cultura Hip Hop.

    Kafulkura se lo regalé a mi hermana, una buena idea, vi como dormía feliz con el libro.

    Y buenísimo, un aplauso con los detalles de las redes mercantiles del libro.

  2. Me gustó todo el preámbulo y las referencias específicas, y leí claramente que el libro es un pastiche cuyo objetivo es venderse y nada más.
    Por lo mismo, y porque no lo he leído y hasta ahora no me ha llegado ninguna referencia decente de la obra, mis preguntas para el autor de esta nota y que obviamente leyó el libro, más allá de las citas: ¿es bueno, lo recomiendas para leer a un público particular? ¿Un lector exigente se sentirá defraudado? ¿Un chiquillo escolar se comprará la camiseta? ¿Vale como producto de entretenimiento lo que cuesta el pesos chilenos?
    Gracias 😉

  3. Jorge Parodi dice:

    bueno, no es una joya de la literatura latinoamerican, pero personalmente me entretuve leyendolo y no me defraudo. Espero siga escribiendo y madurnado un poco su prosa y porque, rescatar algo de cultura en este formato

  4. Samir Muñoz dice:

    La novela me entretuvo. Así de simple. Y creo que eso es rescatable. Además de la facilidad de Baradit para crear imágenes, toma la mitología como un recurso. Sin aura canónica, sin figuras de compendio. Creo que eso es algo destacable más que reprochable. Romper ese paradigma de la mitología sacra e inalterable. Baradit se permitió jugar con la historias del territorio fragmentado que es Chile, y darle unidad en su mundo fabulado.

    Eso sí, el libro está hecho para divertir. Se presta a los estereotipos y desde que lo lees sabes en qué va a terminar y las cosas que sucederán (Es un camino del héroe, de comienzo a fin). Está hecho en base a arquetipos y eso resalta desde el comienzo. Para un público que busca algo complejo, déjelo pasar. Para quien quiere pasar un buen rato, cómprelo.

    Por otro lado, y esto más personal, me sigue molestando argumentos que apelan a la formación como Diseñador Gráfico de Baradit. Los ad hominem nunca me van a convencer. De todas formas, notable los antecedentes de la vida y publicación del autor. Buen trabajo.

    La reseña contiene tecnicismos, es una crítica bien armada, y carece por completo de trivialidad. Aún así resulta entretenida además de interesante, y casi liviana para un público no demasiado docto como es mi caso. Algo a destacar en Francisca Baeza.

  5. pancho arteaga dice:

    Hay un error de base, la tesista parece estar midiendo con un contador geiger y una regla de cálculo una manzana que solo hay que probar y que no es más ni menos que una manzana. El libro es sencillo y entretenido, no aspira a más. Baradit se debe estar riendo de que le busquen la quinta pata a Kalfucura.

  6. Jorge Collao dice:

    Escribir una novela que, de paso, se pueda vender, ya es suficiente mérito. Que tan buena sea, ya se vera con el tiempo.

  7. Leí el libro hace algunos meses y me entretuve como «cabro chico» y creo que el fin era ese, simplemente entretener y aprovechar los recursos tan ricos y diversos que tiene nuestra mitología local. Interesante artículo que por lo demás, me mostró una pincelada de este mercado literario que muchas veces es tan cruel. Saludos.

Comenta este artículo: