Bibliomancia: La Fantasía Épica de ”La Lanza Rota” y “La Hermandad del Viento”

Publicado el 19 de octubre del 2010 | 4

Copia de 280786

Por Marisol Utreras Guerra

Leer al compatriota Alberto Rojas, sólo puede describirse como una fiesta para la imaginación, y a medida que avanzaban las páginas de “La Lanza Rota” (Ediciones Universitarias, 2005), los años se fueron esfumando y casi creí quedar taumatúrgicamente convertida en la lejana niña de diez años que atesoraba sus libros de Julio Verne.

Este libro, que da inicio a la saga “Leyendas de Kalomaar”, fue el justo merecedor del Primer Lugar en el Concurso de Literatura Juvenil “Marcela Paz” (1995), y posee un curso de acción trepidante, pues está situado en un mundo fantástico donde “las nubes habían desaparecido del cielo, dejando nuevamente al descubierto las dos lunas rodeadas de estrellas…”, y de linaje legendario cuyo emperador Diocles IV “era un hombre sabio y justo, al igual que sus más de cien antecesores”.

Es así como nos vamos encontrando con personajes muy atractivos como Ákeron el noble pirata capitán del Intrépido, admirables como la sin par Shara y queribles como la joven hechicera Tany. La forma en que se van cruzando la vida de ellos dentro de la trama, va generando la aventura que se despliega sin decaer a lo largo del relato, estructurado en veintitrés capítulos con títulos atractivos y cuya extensión es la justa y precisa para un adolescente moderno e impaciente.

Mención aparte merece la figura del hechicero Rizalés, tenebroso amo del mal que nos recuerda al intrigante senador y luego pérfido Emperador Palpatine de la conocida Guerra de las Galaxias, por la forma artera en que se apodera del trono de Diocles IV, y su manera de gobernar basada en el miedo y el castigo, que cae de manera inexorable, incluso sobre las cabezas de sus más fieles colaboradores, como Kargan, que por su supuesta “ineficiencia” es víctima de la sorda furia del usurpador al trono.

En la cubierta del Intrépido, vamos navegando por el extenso mundo de Kalomaar, y para no perder el rumbo, se puede consultar el bien documentado mapa que nos lleva desde el Ducado de Antilón, cuna de Shara la guerrera y guardiana, hasta Al-Andabur donde encuentran en una casa solitaria a la joven maga Tany, pasando por la Península de Los Olivos, la Isla de la Niebla, Tambur, Nur y tantos nombres exóticos y lejanos que nos prometen reinos, mercados y secretos sin par, cruzados por el extenso Mar Esmeralda que oculta un misterio que sólo nuestros héroes son los llamados a desentrañar… La mítica “Lanza Rota” única arma en el universo capaz de derrotar al hechicero-brujo-demonio llamado Rizalés.

Dejemos hasta aquí esta primera parte y sumerjámonos  en el segundo libro llamado: “La Hermandad del Viento” (Ediciones Universitarias 2010, recientemente premiado como la mejor novela infantil-juvenil chilena), al cual entramos teniendo en cuenta el exitoso de suprecedente que ya es una 2ª edición. Aquí, Alberto Rojas,  se anima a aumentar su número de páginas, comenzando con un esclarecedor índice de nombres y lugares que rápidamente nos motiva a iniciar esta nueva aventura que irrumpe con una espantosa tragedia cuyas víctimas son los Monjes Púrpuras, miembros de una “Orden religiosa conocida por su bondad, lealtad y capacidad de sacrificio” según nos instruye el glosario.

Ahora la maldad está encarnada en el pirata Talbor, poseedor de una leyenda negra de muerte y destrucción, y es contra él que deben luchar nuestros conocidos y entrañables amigos: Ákeron, Shara y Tany.

Pero en esta segunda historia surge un nuevo elemento y que da título a la novela por su singular importancia…la Hermandad del Viento, que es una muy antigua y hermética cofradía de piratas, a la cual pertenecen Ákeron y Talbor, y donde también fue iniciado  el primer capitán del Intrépido, y esa es sólo una de las múltiples sorpresas que nos depara esta fantasía épica para todas las edades.

La acción nos lleva a regiones lejanas e ignotas del reino de Kalomaar y la búsqueda se centrará en la poderosa Garra de Famir, arma de inconmensurable poder que requiere de cuatro gemas mágicas para desatar su fuerza.

Al terminar la novela, dan deseos inmediatos de conocer la última parte de esta entretenida saga, y en mi caso es doblemente imperioso el impulso porque es la primera novela de piratas a la que doy lectura… ¿Por qué sucedió eso? Muy simple, luego de mi amado Verne, a los diez años di el salto cuántico hacia Domingo Santos, Bradbury y Arthur Clarke, y ese fue un camino sin regreso que tuvo como precio omitir “La isla del Tesoro” y las clásicas historias de Salgari -ni siquiera he visto los films de Piratas del Caribe-, y aún así disfruté con fervor ambas novelas que me han gatillado la inquietud de recorrer las viejas librerías y empezar mi colección de novelas de piratas, a fin de cuentas, nunca es tarde para levar anclas y partir rumbo a la aventura.

4 respuestas a “Bibliomancia: La Fantasía Épica de ”La Lanza Rota” y “La Hermandad del Viento””
  1. FABIOLA TRIVIÑO G dice:

    EXCELENTE COMENTARIO,COMO SIEMPRE NOS DEJAS CON GUSTO A POCO,Y CON GANAS DE SALIR CORRIENDO A COMPRAR EL LIBRO.FELICITACIONES .

  2. Alberto Rojas dice:

    Hola Marcelo

    Muchas gracias por tan gentil reseña. En serio.

    Un abrazo

    Alberto

  3. kensan_x dice:

    Buena reseña. Yo ya he leído ambos libros y los he disfrutado. Tengo un par de criticas constructivas, pero en terminos generales me parece una buena saga.
    Si desean leer las reseñas escritas por el colectivo «Fantasía Austral» pueden pasarse a visitar.

    http://fantasiaustral.blogspot.com/

    Saludos

  4. Marisol Utreras Guerra dice:

    Que al autor le guste la reseña de su obra es toda una epopeya, con eso me siento más que gratificada y otorga el impulso al velamen para seguir con Bibliomancia.
    Gracias Alberto Rojas.

Comenta este artículo: