Bibliomancia: ¿Ciencia Ficción Mapuche? La apuesta de Armando Rosselot y su novela ”Te llamarás Konnalef”

Publicado el 29 de agosto del 2010 | 4

PueblosOriginarios

Por Marisol Utreras Guerra

En un tiempo remotamente futuro, la vida de Juan se debate entre el valor y el miedo… Empiezo el comentario en este tono épico, que me nació en la tercera página de la novela ”Te llamarás Konnalef” (La Forja, 2009) de Armando Rosselot, y opté por anotar la frase en un papelito, para no perderla en los vericuetos de su lectura, que envuelve y alucina a medida que se avanza en ella.

La trama gira en torno a Juan, joven mapuche llamado a ser el salvador de un mundo devastado y horrendo, donde reina un antiguo tirano o “cepress” que esclaviza a cuanto ser humano se cruza en su camino. Esta visión apocalíptica se percibe desde las primeras líneas del prólogo, en un par de certeras pinceladas: “Aún había viento en la quebrada norte que daba al enorme Mar de Vida, alguna vez, el viejo océano”, y con estas simples palabras se arma un mundo feroz por el cual se transita sin pausa.

El autor toma y recrea la cosmogonía mapuche, convirtiéndola en un universo mitológico a la altura de las grandes leyendas greco-romanas o escandinavas, pues allí mora el tue-tue, misterioso brujo volador, junto al piwuchén y su rastro vampírico, cruzándose con antiguos ritos realizados por la machi Berta, mujer con más años que el tiempo mismo y encargada de la crianza de nuestro  joven héroe. Pero no sólo ellos moran en esta historia, también están los Drom, seres artificiales al servicio del tirano; unos enigmáticos hombres “del norte” que realizan extraños experimentos, piedras que cobran forma humana y  gigantescas tortugas del desierto, convertidas en nuevas bestias de carga para los afanes cotidianos.

El libro se inicia con un brillante prólogo, para luego dividirse en cinco partes tituladas de la siguiente manera: I.-La voz; II.-Tierra extraña; III.-Escaramuza y separación; IV.-La corte del Rey Carmesí; V.-No sólo de galletas vive el hombre, cerrando con un glosario para facilitar su comprensión.

Como lectora “eché en falta” un índice que diera acabada cuenta de la estructura del libro, aun cuando ese detalle es soslayable (pero lo que nunca, Nunca, NUNCA debe suceder es que el glosario vaya justo al frente del párrafo final de la novela, ya que para poder consultarlo, debía tapar con mi mano izquierda la hoja, a fin de que ni siquiera se filtrase una frase que diera cuenta del desenlace de la historia). Para una próxima edición, sugiero que se intercale una página en blanco.

(En la fotografía vemos a José Luis Flores, Armando Rosselot y Marcelo Novoa en la presentación de la novela aquí reseñada: «Te llamarás Konnalef«, en la sala Rubén Darío de la Dirección de Extensión y Comunicaciones de la Universidad de Valparaíso, actividad desarrollada en el ciclo:Letras de Otros Mundos que organizó Puerto de Escape Ediciones. Mientras nos preparamos para la 4ª Semana Fantástica… que se realizará a finales de Septiembre. NdE)

Flores, Rosselot y Novoa

Cabe señalar que al inicio de la segunda parte, se mencionan las “cámaras de éxtasis” receptáculos diseñados para flotar en una solución acuosa, similar al líquido amniótico, donde se perdería la noción del tiempo a fin de facilitar procesos de autoconocimiento, en realidad, se llaman cámaras de estasis, error que atribuyo al malicioso corrector ortográfico de word, que se toma licencias que no le corresponden.

La lectura de esta novela es un deleite estético, que traspasa con su relato vibrante la emotividad del lector; aun así, personalmente extrañé el reencuentro de Juan con la madre, lo cual le habría servido para cerrar el doloroso círculo de su niñez y pasar a llamarse con toda propiedad: KONNALEF.

4 respuestas a “Bibliomancia: ¿Ciencia Ficción Mapuche? La apuesta de Armando Rosselot y su novela ”Te llamarás Konnalef””
  1. Hernán Ramos Mendoza dice:

    Me gustó y quiero leer ese libro

  2. Hernán Ramos Mendoza dice:

    Muchas gracias por la información; además que esta página es muy interesante porque yo no sabía nada de Ciencia Ficción y aquí he aprendido de todo.

  3. Marina dice:

    Me encantó… Mi apellido es Conalef, antiguamente Konalef.

    Definitivamente quiero leer este libro.

    Saludos.

Comenta este artículo: