Bibliomancia:”El Hipódromo de Alicante y otros cuentos fantásticos”

Publicado el 3 de abril del 2010 | 9

head_portal

Por Marisol Utreras Guerra

Encontrar buenos cuentistas…amargo ejercicio… ya que requiere un muy buen poder de condensación, al contrario de lo que está en boga ahora de “lanzar” novelas mamotréticas en saga, que superan con holgura las quinientas páginas y, muchas veces, son un soberano desperdicio de papel y tinta; es por ello que quedé absolutamente cautivada con los cuentos perfectos (y no creo exagerar) del fallecido y brillante escritor, Héctor Pinochet Ciudad (1938-1998), el cual,  si Rod Serling hubiese tenido el honor de conocerle, no me cabe duda que habría llevado algunos de sus cuentos a la pantalla, a través del mítico programa “La Dimensión Desconocida”, un clásico de culto, cuya nueva versión, como suele suceder, no estuvo a la altura.

Parte la lectura con el cuento que da título al libro “El Hipódromo de Alicante” (Editorial Simplemente Editores, 2009) a través de un impecable manejo del lenguaje, sin caer en la pedantería, nos va introduciendo en un macrouniverso que sólo su pluma puede pergeñar, y no puedo sustraerme a la tentación de compartir el primer párrafo: “Llegó un hombre aquella noche con luminarias en los ojos y en la mano un fardo de billetes anchos como una calle. Lo miraron de a poco, como suele mirarse una desdicha, o una aparición funesta…”.

Preciso, perfecto, poético, no falta ni sobra, y así se va desenvolviendo una trama que gira en torno a la máxima aspiración de cualquier ludópata, jugar en un hipódromo donde siempre se gane, claro que la mayor parte de las veces, el Innombrable se ríe de los pobres mortales al concederles lo que piden, y lo que pareciera ser una bendición, se torna en el peor de los castigos.

El autor crea una atmósfera de opresiva maldad y uno como lector se va enroscando en esta trama y dan ganas de gritarle al protagonista que no siga adelante, que va a tener problemas, pero es imposible, el curso de los hechos es inexorable y el final supera la imaginación de cualquiera.

Luego de sufrir con el “Hipódromo”, seguí con “Hordaza, la aldea de los hombres impotentes”, y no me equivoqué en respetar el orden establecido, ya que fue un relajo después de tanta tensión;  posee elementos de humor negro, mezclado con leyendas antiguas, y un lenguaje tan chileno que llega “a dar gusto” leerlo. Un barco lleno de gringos llega a una aldea, y los marines, con hambres de todo tipo, desean mujeres, les tratan de explicar que éstas son inencontrables, excepto una mendiga vieja, flaca, maltrecha y sarnosa…pero mujer al fin y al cabo, que luego de tres garrafas hay un gringo que no le hace asco, y ahí empieza a desplegarse una seguidilla de apasionados encuentros sexuales entre la anciana y muchos de los marines, claro que con fatídicas y no menos graciosas consecuencias. Me hizo recordar la historia de “Ayesha” de H. Rider Haggard, que cuenta la historia de una mujer inmortal.   El-Hipodromo_grande

Tercer cuento “La casa de Abadatti”, magistral, perfectamente podría haberle dado título al libro por la originalidad de la trama y las características de personalidad de su protagonista en su obsesión por poseer una pajarera maravillosa que cuesta creer que haya sido construida por manos humanas. Por su deseo de obtenerla a cualquier precio, logra dar con su creador “un tal señor Abadatti” que resulta ser un viejo alcohólico y huraño que no sucumbe ante las suculentas ofertas del porfiado ornitólogo, quien no se resigna a esta negativa y decide seguirlo y averiguar dónde vive, obsesión que a partir de ahí labrará su propia desgracia.

La última huida” es demasiado breve (tres páginas y media) en relación a los otros, y quizás por ello el más débil, parece un boceto o esbozo de un relato mayor, aunque igual es interesante, ya que se trata de un hombre atormentado, cuya vida se cruza con ciertos insectos, lo cual trae reminiscencias kafkianas.

El quinto cuento llamado “Los dos círculos”, debo confesar que es mi favorito, porque toca uno de los tabúes más fuertes del ser humano como es la antropofagia o vulgo canibalismo; así se convierte una tranquila merienda al aire libre en un verdadero festín de carne humana, descrito con horrorosa maestría, lo cual genera aversión y atracción de manera intermitente y contradictoria. Aquí va la receta de un especial “ñachi” (cuando trataron que probara en el Sur esta comida típica mapuche con sangre de cordero salí huyendo, después del cuento, me tiraría por una ventana antes que comerlo). “Un chorro de sangre, como de una cañería rota, pasó junto al verdugo cuando éste extrajo blandamente la daga. Pero ya los hombres, al parecer expertos en su oficio, inclinaban al moribundo, y otros ponían las bandejas. Con inusitada rapidez se acercaron varios más, llevando cebollas y verduras, y las iban cortando y distribuyendo sobre la sangre lacre.”

Cerrando el libro, encontramos “Un día Pietro Tatarquino”, relato que parte de manera muy coloquial, mostrando la rutina doméstica de Pietro y su familia; hasta que un día, éste despierta y se encuentra absolutamente solo, como si fuese el único sobreviviente sobre la faz de la Tierra de una tragedia que jamás existió.

Materialmente, “El Hipódromo de Alicante y otros cuentos fantásticos”, es un libro de lo más buenmozo: hermosa tapa en tonos azules, excelente encuadernación, buena letra, corrección de prueba impecable y tamaño preciso. Lo recomiendo como imprescindible del género, pues quien gusta de los cuentos, va a encontrar en Héctor Pinochet Ciudad, un señero exponente, a la altura de Borges o Edgar Allan Poe, pero con la desgracia de no habérsele reconocido en su propia patria, y eso me deja un regusto amargo, justo cuando termino de escribir estas líneas.

9 respuestas a “Bibliomancia:”El Hipódromo de Alicante y otros cuentos fantásticos””
  1. Felicitaciones, Marisol Utreras, por tan notable comentario al libro de Héctor Pinochet. ¿Me permites publicarlo en el Anaquel Austral?

  2. Más que publicarlo, espero autorización para reproducirlo.

    Gracias.

  3. Hernán Ramos Mendoza dice:

    Una vez más el comentario que antecede, me ha motivado para conocer a este autor, y desde ya empiezo la búsqueda de ésta u otras obras a pesar
    del Apellido no grato para mí.

  4. marnovoa dice:

    Estimada Virgina
    Por cierto, puedes reproducirlo sin problemas! Será un honor compartir nuestras lecturas de lo fantástico, con nuevos lectores!
    Atte
    Marcelo Novoa

  5. Marisol Utreras dice:

    Estimada Virginia:
    Gracias por tan elogiosa petición y como mi cruzada se basa en que la gente se enamore del género y lo lea, hago eco de las palabras de mi amigo Novoa y esperamos que nos des el link de la publicación en Anaquel Austral.
    Un abrazo.
    Marisol Utreras.

  6. FABIOLA TRIVIÑO G. dice:

    QUERIDA MARISOL..ME DEJASTE MUYY ENGANCHADA CON TU FANTASTICO COMENTARIO,SIEMPRE UNA QUEDA CON GUSTO A POCO..!!FELICITACIONES!!!

  7. victoria cerda dice:

    Excelente critica de este libro, que para mi es extraordinario.
    Quizas, habria sido pertinente, una pequeña biografia de su autor, Hector Pinochet Ciudad.
    Gracias por este articulo, por traer a la atencion del publico, este genero casi desconocido en nuestro pais.

  8. elia iris gallardo f. dice:

    Aunque tiene el mismo apellido de quien recuerdo solo como un mal sueño ?l estuvo en el lado contrario,sufriendo los efectos de la dictadura, siendo exiliado,con su familia, a otro país.Lamentablemente, perdimos a un grande,demasiado pronto.

  9. Constanza Lagos dice:

    Gran escritor, talentoso chileno y sobre todo el mejor abuelo que haya existido, siempre en nuestros corazones como un grande en todo sentido

Comenta este artículo: