La Literatura Fantástica de Diego Muñoz Valenzuela

Publicado el 12 de diciembre del 2009 | ~

FallenHardDays

Por Diana Rojas Cañete

Autor Referente y Reconocido Gestor Cultural

Diego Muñoz Valenzuela (Constitución, 1956), escritor chileno. Cuentista y novelista. Ingeniero Civil Químico y Magíster en Ciencias de la Ingeniería (Universidad de Chile).

Obras publicadas: Nada ha terminado, volumen de cuentos (Obsidiana, 1984); Contando el cuento, antología joven narrativa chilena, coautor con Ramón Díaz Eterovic (Sinfronteras, 1986); Poetas de Nicaragua (Antología), coautor con Esteban Navarro (Tranvía, 1987); La joven narrativa chilena, coautor con Ramón Díaz Eterovic (Cuadernos del Guayas, Ecuador, 1989); Todo el amor en sus ojos, novela (Mosquito, 1990, 1999); Andar con cuentos, nueva narrativa chilena, antología, coautor con Ramón Díaz Eterovic (Mosquito, 1992); Lugares secretos, cuentos (Mosquito, 1993); Flores para un Cyborg, novela (Ed. Mondadori, 1997. 2ª edición por RIL Editores 2003. 1a. Ed. en España, EDA Libros, Benalmádena, 2008).

Ha sido incluido en diversas antologías y muestras literarias publicadas en Chile, México, Argentina, Ecuador, Canadá, Italia, España y Holanda. Cuentos suyos han sido traducidos al francés, italiano e inglés. Distinguido en numerosos certámenes literarios donde destacan, entre otros: Neruda 80 años, Chile-Francia, La Época, Joaquín Edwards Bello, Municipal de Santiago y Mejores Obras Literarias del Consejo Nacional del Libro en dos oportunidades: volumen de cuentos editado (por Lugares Secretos, en 1994) y novela inédita (por Flores para un Cyborg, en 1996).

Es un importante gestor cultural, participando como evaluador de los concursos de proyectos del Fondart y del Consejo nacional del libro. En 1977-1980, forma el Taller Literario de Ingeniería en la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile, en 1978-1981, participa activamente en la Directiva de la Agrupación Cultural Universitaria, en los años 1984-1992, 1994-1996 forma parte del Directorio de la Sociedad de Escritores de Chile y en  1999-2005
Inicia la constitución de la Corporación Cultural Letras de Chile junto con otros escritores, entre otras muchas actividades culturales.

La Literatura Fantástica, una introducción

La literatura fantástica es un género literario de ficción, generalmente en forma de novelas o de relatos cortos. Se caracteriza porque utiliza la magia y otras formas sobrenaturales como un elemento primario del argumento, la temática o el ambiente. El género fantástico se asocia y se pone en contraste con la ciencia ficción y con el terror. Los tres géneros ofrecen elementos comunes tales como elementos alejados radicalmente de la realidad o especulaciones sobre cómo podría ser dicha realidad, o cómo pudiera haber sido.

Comprende… las obras de imaginación cuyos temas, personajes, acontecimientos, sentimientos, quedan fuera del mundo real. El dominio de lo fantástico es lo sobrenatural, es decir, algo maravilloso que nos aproxima a ciertos hechos desconocidos que no sabemos interpretar debidamente y que atribuimos a la voluntad y poder de invisibles divinidades. Lo fantástico es a la imaginación lo que lo maravilloso para la fe… Los elementos principales de lo fantástico son los presentimientos, la locura, las alucinaciones, los efectos de los narcóticos sobre la inteligencia, las supuestas relaciones entre los vivos y los muertos, las supersticiones, las coincidencias inexplicables, las influencias misteriosas, la doble vida de los seres…” (Sainz de Robles, Diccionario de la literatura, 1972).

…lo fantástico tiene un límite… impuesto por lo real. Que sin la contraparte de lo real el mundo de la literatura fantástica se borra, no sólo como literatura, sino también como creación imaginaria…” (Saer, Juan José. El concepto de ficción. Buenos Aires: Ariel, 1997.)
Hablando de FLORES PARA UN CYBORG, la novela cf hard chilena, con Diego Muñoz

P: ¿En base a qué, afirma que la inexistencia de la literatura Fantástica chilena es un juicio equivocado? ¿Tiene relación con sus publicaciones en Internet, y el interés que generan, hablando solo de su trabajo?

R: Hay una profusa y creciente literatura fantástica que tiene raíces en el tiempo; es decir, esto no es una novedad, aunque haya sido más bien excepcional, más nunca inexistente. La literatura fantástica chilena no ha sido destacada ni en estudios ni en prensa especializada, sino en forma más bien reciente, debido a un fenómeno internacional que pone más de relieve a este tipo de narrativa. Por otra parte, el interés de los jóvenes apunta a este tipo de novela por efecto libros llevados al cine como Harry Potter, EL Señor de los Anillos, las historias de C S Lewis y ahora último Crepúsculo, así como los seriales de ciencia ficción en la TV.

Internet acelera cualquier proceso, y eso pasa también con la literatura fantástica. Hay varios fanzines especializados en Chile, y páginas literarias que incluyen secciones del género.

En lo personal, recibo muchos comentarios en mi blog sobre historias de corte fantástico; y también comentarios sobre mi novela  FLORES PARA UN CYBORG.
P: El libro «Flores para un cyborg», comienza hablando de la «dictadura de turno» ¿Considera importante haber vivido la experiencia de la dictadura, en relación con su discurso actual?

R: El asunto opera al revés: me tocó vivir la dictadura y sus consecuencias cotidianas; y tuve que tomar opciones personales ante ella. Eso cambia a una persona y la marca para siempre. Es una herida seria en la historia de un país, en cualquier caso. Y eso naturalmente  impacta el trabajo de un escritor y -sobre todo- impacta a un país completo, afecta todos sus sistemas, a las personas, a la cultura de un pueblo.

Cada escritor lo asumirá de manera distinta, incluso negándolo, o extrapolándolo, pero la dictadura, todavía reciente, y evidente en sus construcciones y cicatrices, está ahí, también dentro de nosotros.

P: ¿Hace ya tiempo que realiza trabajos en la gestión cultural, a su juicio provocan un cambio? ¿Ha notado mayor interés en los adultos jóvenes, que son a quienes van dirigidos mayormente?

R: Cualquier esfuerzo bien orientado y conducido en gestión cultural tendrá resultados. Si hay interés por fomentar la lectura, y se hace con buenas metodologías, con esfuerzo e interés, logra lo que pretende. Por otra parte hay mucha gente que no tiene acceso a libros, menos aún a los autores, que responde con mucha alegría en este tipo de actividades.

Los jóvenes responden especialmente bien, mientras más jóvenes mejor, lo cual es muy auspicioso. Creo, por la audiencia de nuestras actividades y del portal www.letrasdechile.cl que el público está mayoritaria, abrumadoramente, entre los 15 y los 35 años.

Algunos autores y libros fantásticos chilenos, recomendados por Diego Muñoz:

Hugo Correa “Los Altísimos” (1959)

Elena Aldunate “El señor de las mariposas” (1967)

Antonio Montero “Los Superhomos” (1963)

Héctor Pinochet “La Casa de Abadatti” y “El Hipódromo de Alicante” (1987)

Claudio Jaque “Puerta de escape” (1991)

Darío Oses “2010: Chile en llamas” (1999)

Sergio Meier “La Segunda Enciclopedia de Tlön” (2007)

Jorge Baradit “Igdrasil” (2005)

Reflexión Final

Aquí se puede concluir que campos culturales como la Literatura Fantástica están en amplio auge en Chile, con autores destacados y premiados en diversos concursos. Este fenómeno se ve mundialmente refrendado con exponentes como J. K. Rowling y John Ronald Reuel Tolkien , publicaciones que trascienden la sola literatura, para pasar a la cinematografía y a los juegos interactivos , de manera masiva y exitosa.

También, Internet nos permite un intercambio de información rápido y dinámico, al ser una red libre con acceso para quien lo requiera, en cualquier parte del mundo. Así tenemos un medio ambiente propicio para el desarrollo de la literatura fantástica. Pues,Internet acelera cualquier proceso, y eso pasa también con la literatura fantástica. Hay varios fanzines especializados en Chile, y páginas literarias que incluyen secciones del género” afirma, Diego Muñoz Valenzuela.

En Sudamérica, nombres como Jorge Luís Borges, Juan Rulfo, Julio Cortázar, Augusto Monterroso, Elena Garro y tantos otros, han hecho de este género un campo fértil para la imaginación y la inventiva desbordantes, muy querida por los lectores.Por otra parte, el interés de los jóvenes apunta a este tipo de novela por efecto de los libros llevados al cine como Harry Potter, El Señor de los Anillos, las historias de C. S. Lewis y ahora último, Crepúsculo, así como los seriales de ciencia ficción en la TV.” vuelve a apuntar, Diego Muñoz V.

Finalmente, se propone la idea de una interacción sistémica, donde los escritores y los lectores tengan un rol protagónico e interactúen con el fin de desarrollar la cultura literaria fantástica, utilizando todos los recursos al alcance (tecnológicos y performativos), con la continua propuesta de innovación tanto en el producto y la entrega de éste (editoriales y sitios web especializados); pues, estamos seguros que esto contribuirá a la generación de interés en la lectura futura del género fantástico.

Comenta este artículo: