Blake contra Lovecraft y… Sergio Meier, al medio!

Por Aleister Crowley | Publicado el 6 de junio del 2009 | 3

holouniverso

En un blog (que no diré su nombre) de vuestro país vecino (Argentina) leí un artículo sobre Blake y el que lo suscribía lo comparó con Lovecraft comentando que su teogonía (la de Blake) era mejor y más original. Pues, bien, le respondí discrepando y justificando mis respuestas (yo me ceñía al contenido, el autor a la forma, pues decía ser filólogo, y de paso, pedante y prepotente; no se si esto es un atributo generalizable a vuestro país vecino, yo prefiero no opinar). Dije (al menos eso me parecía) que los Zoas de Blake, sobre todo su Urizen fueron de inspiración masónica (Blake admiraba a los masones y a su GADU llamado Jahbulon) en respuesta a que según el autor las deidades lovecraftianas eran de origen sumerio (algunos como Dagon, sí), pero es que las deidades «blakenianas» están inspiradas en una sociedad secreta que tiene mucho que ver con la civilización egipcia y mesopotámica (o sumeria), mira por donde, y que el abuelo materno de Lovecraft sí que era masón reconocido. Dije que lo que no me gustaba de la mitología de Blake era que al estar asentada sobre raíces cristianas (aunque de inspiración masónica) esa religión (la cristiana) más que ser monoteísta era (y es) antropocéntrica: crea un dios al servicio de la humanidad (de ahí, tal vez, que lo quieran hacer benévolo a diferencia del dios hebreo). El escritor del post dijo que las deidades lovecraftianas tenían «ambiciones» y le contesté que si uno lee a Lovecraft en los escritos manipulados y tergiversados por August Derleth (católico triste, pues no será recordado por ninguna creación propia) sí que «observa» ambiciones en esas deidades, pero si leyera el Lovecraft original vería que no. (algo así recuerdo que Sergio Meier comentó en un artículo suyo; por cierto Sergio Meier intentó, o al menos eso me parece, reconciliar estas dos posturas: a Lovecraft i a Blake) además que endiosar a Blake porque sí no era algo que para mí no necesitara justificación (sí que es cierto que el estilo de Blake es mucho más elaborado, poético y bello que el lovecraftiano, y en eso se basaba este «filólogo» para defender sus argumentos). En resumen, su última respuesta a mis defensas de contenido, que no de forma, a Lovecraft y de mi trato a Blake y su literatura como una cosa más fue una respuesta de absoluto desprecio pedante y prepotente a mis comentarios: que si uso muchos adverbios (como si eso me fuera a quitar el sueño) que si mis gustos literarios están todavía en una etapa «infantil». Noté no sólo desprecio y pedantería sino también intolerancia y nula aceptación a comentarios (y opiniones, que eso es lo que son, en definitiva) que discrepaban de su visión sobre Blake en comparación con otros. Le expliqué, finalmente, (aconsejándole que no editara mi último comentario y que me excluyera de su blog… de pacotilla) que ni me preocupa mi uso del léxico ni del vocabulario, ni de mis gustos literarios (siempre he defendido el contenido por encima de la forma o la estética) y le recomendaba (dada su pedantería conocería esta novela) que releyera Un Mundo Feliz ahora que estamos en una gravísima crisis global, no sea que el mundo acabe como decía Aldous Huxley en esa novela (escritor que pese a considerarse anarquista incluso valoró interesante un mundo así) o le recomendé autores distópicos como J. G. Ballard  o William Burroughs que la forma (tan defendida por este individuo)  «se la pasaban por el forro» (como decimos vulgarmente en mi país) y escribían sobre contenidos explícitos y políticamente incorrectos (y criticados por lo extremadamente crudo de su contenido).

En resumen, estoy sorprendido por la respuesta pedante, prepotente i intransigente de ciertos bloggers que NO aceptan una crítica justificada a sus escritos. No me disgusta Blake, ni cuestiono su estilo tan elegante. Pero como imagino que comprenderás no creo que la mitología de este escritor cristiano católico (que merece mis respetos) sea original, y mucho menos si se basa en la masonería y parte del judaísmo, pretendiendo arrodillarlos a la religión cristiana (por eso no me llama la atención Blake), y esto, al parecer no le gustó al «entendido» que me llamó en pocas palabras inculto literario. (Lovecraft no parte de la nada para crear a sus deidades, por ejemplo su caos Azathoth ya había sido descrito en mitologías como la griega, bajo el nombre de Caos, por ejemplo, pero reconociendo que fue lo primordial del multiverso). No imaginaba que ciertos argentinos fueran tan pedantes, prepotentes y además tan sumamente intolerantes a opiniones discrepantes. Ahora ya entiendo porque Sergio Meier llamó en una entrevista (entrevista a Sergio Meier) a Borges «intelectual de pose pedante» (y que en el «país de los ciegos el tuerto es el rey).

…volví por curiosidad al blog del «pseudoculto» y sí, publicó mi último comentario sin responderme (le dije que visitaría más tarde su blog, pero lo hice sólo para ver si había publicado mi último comentario y había réplica. Lo primero sí, lo segundo no). El sujeto en cuestión afirma ser muy fan de Borges (cosa que me parece buena) pero sus evasivas y finalmente sus faltas de respeto hicieron que le llamase (merecidamente) intolerante, pedante además de que se andara con mucho ojo ya que al tener un blog (por eso ni me interesa tener un propio) estás expuesto/a a que viertan en él toda clase de opiniones cualquier persona (incluso un hacker informático). si no aceptas la disparidad y diversidad mejor borra el blog (he visto desaparecer blogs por eso mismo). La verdad es que nunca me ha interesado en un texto la forma ni el estilo sino su contenido que, fundamentalmente, es lo que provoca reacciones encontradas (y no solo un texto sino música y demás artes) por eso se dice que «maquillar» las cosas no funciona. Pues le dan a la forma y estilo de sus textos un valor secundario, el contenido es lo que cuenta (tal cual sucede en política), esto es lo que se llama retórica, creo.

Finalmente, ha caído en mis manos la novela «La Segunda Enciclopedia de Tlön» de Sergio Meier (Puerto de Escape, 2007), quien aúna la filosofía de Blake, con los mitos de Lovecraft, a través de una relectura de Borges, y lo hace en un formato nuevo e interesante. Pero, por lo mismo, pospondré el comentario de esta novela para vacaciones de Pascua y ahí sí, espero recibir todas las réplicas de uno y otro bando, incluidos los del bando del autor, Sergio Meier, que seguro a estas alturas serán legión…

3 respuestas a “Blake contra Lovecraft y… Sergio Meier, al medio!”
  1. Aleister Crowley dice:

    …hace poco he visitado Puerto de Escape (hacía tiempo que no lo hacía) y he visto mi comentario acerca del «blogger» argentino (bueno, he de decir, creo que lo comenté, que hay una página argentina llamada «La Nueva Logia del Tentáculo», Divagaciones Dreamers la cual sí que habla las mil maravillas de Lovecraft; escrita por un profesor de filosofía, un tal Christian.R. Escandell). Lo que me ha chocado (y hecho gracia), desde luego, pues lo que has añadido al final, así será: la legión de defensores de Blake (argentinos o no) «cargarán» contra mí, (o tal vez no). También imagino que os habrán parecido interesantes las últimas referencias que he escrito acerca de Helena.P. Blavatsky y Jakob Böhme (por si te interesa la primera vez que leí una referencia acerca de Böhme fue en una especie de ensayo-novela sobre la condesa Bathory llamado «La condesa sangrienta», de Valentine Penrose, en Editorial Siruela, al inicio de su capítulo VII nombra a Jakob Böhme y su libro De Signatura Rerum; también tengo un libro de Alejandra Pizarnik que se llama igual, y el cual es un poco un homenaje al libro de Penrose, de la editorial Libros del Zorro Rojo). La verdad es que puede que esté equivocado, pero me parece que Blavatsky y Jakob Bóhme sí que son una clarísima influencia en el maestro de Providence (como Bóhme lo fue también en Blake) y se dice que también, ambos, lo fueron en Albert Einstein. Lo dicho, muy buenas las «correcciones» que has hecho a mi opinión, aunque me ha sorprendido que al final sí que habeis colocado lo de los argentinos… Desde luego, polémico es, o tal vez no. Un saludo, otra vez.
    Aleister Crowley

  2. marcelo novoa dice:

    querido aleister
    nada más alejado de la verdad, tú artículo no quiere polemizar, sino que «cruza espadas» con el blog argentino en cuestión, nada más… negar tu opinión y esconder a quien la propició, nos parece doblemente inútil y desleal.
    sigue con tu investigación sobre las aguas de las que bebió y dejo de beber el grande H.P. Lovecraft
    abrazos desde Chile!

  3. Magno Tiros dice:

    No creo que haya (buena) obra sin contenido. Pero una forma perfecta o cercana a la perfección,¿no es por sí misma un contenido? El medio es el mensaje, ya se sabe.

Comenta este artículo: