Mis primeros recuerdos de Ciencia Ficción…

Publicado el 25 de abril del 2008 | 2

Mis primeros recuerdos de Ciencia Ficción…

Por Demetrio González

Como la gran mayoría de los adultos que gustan de esta clase de lectura, empezamos con las revistas de comics, que más que CF podríamos llamar de Fantasía, ya que traían diferentes historietas como “Roldan el temerario” (cf).-“Mandrake el mago” (ilusionista) “Príncipe valiente” (cuentos de la edad media), y muchos otros personajes que se han escapado de mi memoria; todas estas revistas aparecían semanalmente. Estamos hablando de los años 1935 a 1940, y también llegaban colecciones de libros de bolsillo con distintos personajes, siendo la mayoría de ellas dedicadas al cuento policial, oeste norteamericano o desde México (El Zorro. El Coyote) y de aventuras con héroes como Doc Savage o Bill Barnes. Estos bolsilibros como se les llama en España, llegaban a veces esporádicamente, ya sea por la demora en el trayecto, o por la lentitud para obtener la cobertura de la importación.
Merece párrafo aparte hablar de una revista, entre varias que tenían un gran tiraje entre la gente menuda, es la revista El Peneca, que también ofrecía una serial de CF primitiva “Quintín el Aventurero” creo que no hay chileno que no tenga un recuerdo de esta revista. El año 1944 tuve en mis manos el libro: “La guerra de las salamandras” de Karel Capek, dejando una huella profunda de lo que debe ser un buen libro de CF, por lo que después he leído en artículos, es un libro señero por su calidad de CF.
En esta época también empieza a aparecer la novela de terror, con sus lideres: Lovecraft y Derleth, a la cabeza de un grupo de escritores que no desmerecen al lado de los ya nombrados. Además llega una serie llamada “Narraciones Terroríficas” desde España ideada por el señor José Mallorquí, que también tuvo amplia aceptación en los que gustan de este tipo de novelas. Esta revista se hizo conocida por lo que decía en portada: “No debe leerse de noche”…
La guerra de los mundos famosa novela de CF, se hizo una versión radial en USA que causo terror pánico, fallecimientos, acusaciones, etc. a el actor Orson Welles se le metió en cabeza llevarla a la radio, creo que fue en el año 38. Por es época tuve la oportunidad de leer “Un mundo feliz” de Aldous Huxley, tal vez como muchacho no me impresionó, siendo uno de los best seller de esa tiempo.
Otra novela donde ya me entró el bichito de la CF fue “La Muerte de la Tierra” de un escritor francés, pionero también como los anglosajones, de nombre: J. H. Rosny Aine, y lo interesante sobre ese libro, es su edición de 1930, “made in Chile”, siendo ésta la primera edición en español. Por desgracia por las curvas y recovecos que nos da la vida no volví a verlo más (sí estoy errado en mi apreciación, me agradaría me lo dijeran, para pedir disculpas).
Volviendo atrás, al radioteatro del señor Welles, era imposible que en nuestro país no hubiera personas que estimaran conveniente presentar dicha radionovela para el disfrute de los chilenos y así fue como en el año 1944, la fecha exacta no la recuerdo, se trasmitió por la radio Hucke que luego pasó a llamarse Nuevo Mundo. Los que no la escuchamos desde el principio estábamos listos para acudir a ver a los marcianos que habían aterrizado en Puente Alto. Muchos autos partieron a ver la invasión, menos mal que no faltó uno del grupo que llamó a la calma y seguimos escuchando hasta que al final dijeron que había sido un radio teatro, causó un poco de pánico, pero no llegó a mayores, como en Usa.
Retomando el hilo de la historia de la CF vamos llegando a los años 50 ó 55, y en esa época empieza a llegar CF desde Argentina, España y México. Hoy se leen artículos donde se habla de la época de oro de la CF en los 40, pero yo diría que en nuestro país esa época correspondió a los 50 en adelante.
Así fue como minotauro argentina envió su colección de CF con su primer titulo: “Crónicas marcianas” de Bradbury y siguieron llegando con novelas de otros autores que se hicieron famosos en esta época ya que anteriormente muy pocos sabían de ellos, pues solo sé comentaba de los que yo llamaría “patriarcas de la CF” Verne, Wells, Rice Burroughs y otros más, o sea la llamada generación del siglo XIX. Luego, vendrán: Asimov, Heinlein, Bradbury, Clarke, quienes encabezaban la oleada de escritores de CF del siglo XX, que ha seguido aumentando hasta nuestros días. Hoy ya se habla de CF rusa, francesa, etc. con total naturalidad.
Llega también de Argentina la revista: “Mas Allá“ de la Editorial Abril. En su interior casi siempre venía una novela de un famoso y varios cuentos, además de artículos científicos que tenían que ver con los sucesos e inventos de esa época. Fueron 48 revistas que marcaron un hito. A veces costaba conseguirlas, pues llegaban irregularmente.
En México también salió una revista que quiso imitarla, pero no tuvo la suerte de Mas-Allá. Fue la revista “Ciencia y Fantasía” de Novaro su primer numero salió en septiembre de 1956 y él último, en diciembre de 1957, el nº 14. No sé los motivos que tuvo la editorial para suspenderla pues traían novelas cortas y cuentos de autores de renombre. Pero eso suele pasar también en otras editoriales.
En el año 55 empezó a llegar la colección Nebulae 1ª de editorial Edhasa, colección que alcanzó los 140 títulos. El primer número es del año 1955, también había problemas para encontrarlas, a veces llegaban números saltados. Aunque era poco probable que una novela viniera seriada en un par de tomos, por lo que leído en artículos sobre esta colección, marcó un “boom” en la CF española, fuera de los autores anglosajones. Agregó autores franceses y españoles, de los cuales salvo uno o dos, no sé tenía mayores conocimientos.
Pasaron algunos años y por los 60 llegaron otras colecciones españolas con autores españoles en su mayoría y otros pocos extranjeros. También en Argentina otras editoriales sacaban colecciones de CF. En España, diría que el 90 % de ellas cambió su rutina antigua para entrar de lleno en la CF, también empezaron a aparecer los bolsilibros con colecciones de CF, donde encontrar a la mayoría de autores hispanos.
Estamos en el año fatídico para la lectura: 1962 -año del mundial de fútbol en nuestro país- por cierto estuvo muy bien, pero también llego la tía Vicenta (la televisión, pues así la llamábamos) y esa sí que liquidó la lectura y otros menesteres de esas horas tan gratas, para leer una novela sin parar hasta la una o dos de la mañana.
Hoy las cosas son distintas, la misma CF ha ido evolucionando a temas de fantasía como Harry Potter o el Señor de los Anillos, muy parecidos a los cuentos de hadas que nos contaba la mamá cuando pequeños. No quiero decir que la CF se haya terminado, pero creo va a ser difícil que se iguale a la anterior. Hay un dicho que dice: “todo tiempo pasado fue mejor”, tal vez, acá se pueda aplicar…

2 respuestas a “Mis primeros recuerdos de Ciencia Ficción…”
  1. demetrio gonzález dice:

    don marcelo
    deseo darle las gracias por haberme permitido estar en su revista.
    los mas contentos son los hijos y los nietos,además, de muy buen gusto el dibujo que acompaño al articulo, las gracias de todo corazon ; ahora a esperar los comentarios.
    con el entusiamo de mi clan por lo que escribe el abuelo cuando le vienen los chispazos, me abrieron un blog, donde han metido todos los chascarros que he producido hasta ahora, le agradeceria si usted se puede dar una vuelta por ahí y ver si hay alguno que le pueda servir a Usted; para entrar puede hacerlo por: http://www.blogdgolo.blogspot.com
    o sino por el kiosko y así puede dar un vistazo a la pequeña coleccion de libros: http://www.kioskodgolo.cl
    me han dicho que hay que entrar directo por internet,por ejemplo, por google no los conocen.
    no le quito mas tiempo,como siempre quedo su Atto. y ss.
    demetrio
    29-4-2008

  2. Armando Alvarado dice:

    Soy un viejo de 46 años… Entre 1972 y 1973 (hasta el golpe), uno de mis mayores placeres era leer la Revista “Guerra” publicada por Quimantú. Hasta los 11 años en que fui operado de hernia, no sólo tenía sobre mi cama los Mampato sino también los Dr. Mortis (2ª etapa), Barrabases (2ª etapa) y Guerra con las aventuras de un periodista español y un fotógrafo chileno en Vietnam. Pero lejos, no puedo olvidarme del GAE 13, el Teniente Maulén, el «Halcón» Rojas , el Teniente «Pitillo» Astorga y el Sargento Rubilar. Uno podía ver Hawker Hunters combatiendo con aereonaves nazis escondidos en Aysén y Mirages que despegaban de portaviones de una organización secreta. Don Máximo Carvajal le daba especial rigurosidad técnica a los dibujos y a los argumentos. Incluso se dio el gusto de poner aviones chilenos peleando contra OVNIS. No podría jamás haberme imaginado que meses después, esos aviones bombardearían La Moneda (cosa que ví personalmente) y las idealizadas FFAA de las revistas Quimantú establecerían una dictadura. Entre 1974 y 1980 visité asiduamente el Persa Bío-Bío donde compré hartas revistas chilenas (que hoy, si es que se encuentran, tienen precios increíbles) como Rocket, Robot y Dr. Mortis (primera etapa) donde Máximo Carvajal sobresalía con su estilo inconfundible. ¡Qué amor y qué pasión, con gran calidad, por la Ciencia Ficción!

    Volví a tenerlo en la última época de Mampato y los seguí disfrutando. Como el vino, Carvajal mejoró sus dibujos y sus argumentos. Sé que sufrió el rigor de la dictadura donde muchos perdimos la inocencia. Lamento que le haya ido mal con sus comics de Ciencia Ficción, que sin embargo conservaron esa inalterable calidad digna de un Moebius o un Richard Corben. También, lamento que la necesidad comercial lo haya obligado a hacer cosas como las «Aventuras de Cabeza de W.C.», que sin embargo, igual me dieron risa a principios de la década pasada. Me quedo con el inolvidable dibujante, que dentro de esa limpia inocencia infantil me hizo admirar a los aviadores de la FACH.
    Como ven, yo en 1973 tenía la misma edad de los protagonistas de «Machuca». Los recuerdos se me agolpan y trato de ordenarlos. Ayer supe que va a salir un documental de Colo Colo´73, al igual que las historietas de ese equipo y esas emociones me reviven…
    Sentí cuando falleció Máximo Carvajal, igual cuando murieron en el último tiempo NATO, Oscar Vega, Juan Marino, Pepe Huinca y Fontanarossa en Argentina(aunque a éste lo conocí más de adulto). También sentí mucho la partida de
    Carl Barks, que de una manera u otra marcó nuestra vida y la de muchos, con la sátira de una sociedad. Gracias de nuevo a ustedes y si puedo hacerme de otro
    espacio, les enviaré más de estos modestos recuerdos…
    Atte
    Armando Alvarado

Comenta este artículo: