La Ciencia Ficción en COLOMBIA: Un Panorama Necesario

Publicado el 30 de diciembre del 2008 | 1

Por Diego Darío López Mera

INTRODUCCIÓN

En cuanto a la CF en Colombia, puedo decir que las películas que llegan de Hollywood y el anime japonés que tratan sobre este género gozan de mucha aceptación en este país. Y ahí… pare de contar. Su producción (desde luego, no cinematográfica) no es escasa. Claro que existen muchos escritores e ilustradores colombianos apasionados con la CF; pero, en realidad, ni entre nosotros mismos nos conocemos y, por consiguiente, no sabemos qué ha hecho el otro. No existe agremiación, ni una revista colombiana especializada en CF, ni siquiera conozco un website serio -íntegramente colombiano- que trate sobre este género. Imaginar que en Colombia se lleve a cabo una convención de ciencia-ficción que esté abarrotada por trekies es, precisamente, eso: “¡pura ciencia-ficción!”

LA LITERATURA

Encontrar la biografía de Gabriel García Márquez en los textos escolares de literatura colombiana es obvio, al fin y al cabo, es un Nóbel y muy bueno; pero encontrar la biografía de René Rebetez o Antonio Mora Vélez es… ¿Y esos quiénes son? Es fácil rememorar y citar a Verne, Bradbury, Dick, Asimov; pero… ¿a Rebetez y a Mora? Algo es seguro… En un examen de literatura no van a preguntar: ¿Diga el título de la obra más representativa de René Rebetez? Estos dos autores, según el criterio de los pocos especializados, son considerados los padres de la CF en Colombia. Por cultura general, podemos recordar de la obra de Mora: “Lorna es una mujer” y “Los Caminantes del Cielo”; y de Rebetez: “La Nueva Prehistoria y “Ellos lo llaman Amanecer y otros relatos”.

“Los Hombres que aterrorizaron al Mundo” de Diego Darío López Mera, es un tecnothriller que cuenta las aventuras de un joven director de Hollywood, que por experimentar con realidad virtual se involucra en un proyecto que se convierte en la amenaza más peligrosa a la que la Humanidad se ha enfrentado.

Otros autores destacables de CF colombianos son: Orlando Mejía Rivera, Campo Ricardo Burgos, Dixon Moya, Gustavo Wilches Chaux y Juan Gutiérrez.

EL CÓMIC

En cuanto al cómic o “arte secuencial”, se destaca “Los Marcianitos” de Efraín Monroy: una divertida historieta al mejor estilo de las aventuras del gordo y el flaco; esta vez, con un par de extraterrestres verdes que llegan en su platillo volador a Bogotá y tienen los mismos problemas a los que se enfrenta cualquier recién llegado a una capital: “el rebusque” por sobrevivir.

Los Marcianitos viajaron de Marte a Colombia para unirse a las filas de desempleados.

De Medellín, llega “Pelelemán” del colectivo Zapepelele, que cuenta las aventuras y desventuras de un superhéroe que no es un superhombre, ni un megarobot, sino un muñeco de trapo con la fuerza e inteligencia del Chapulín Colorado.

En Santiago de Cali, se destaca “Mientras la Ciudad Duerme” de José Campo: un conjunto de ilustraciones donde seres extraños de apariencia extraterrestre son los habitantes de la mismísima ciudad de Cali.

En Mientras la Ciudad Duerme es normal que ciudadanos de aspecto insectoide y alienígena aborden «con mucho civismo» un autobús de servicio público.

En el 2004, la gaceta Dominical del periódico El País de Cali, organizó el concurso CALI 2500, cuyo tema fue visionar la ciudad dentro de cinco siglos. Los finalistas fueron: Carlos Ruiz («Mala Atmosfera«), Alexander Arenas («Cali 2500«) y Diego López («Caliwood Park«). En Caliwood Park, la ciudad de Cali es convertida en un megaparque de atracciones tan impresionante e increíble que hasta los extraterrestres se animan a traer a sus familias en las vacaciones.

LA TELEVISIÓN

Caracol Televisión, antes de que comenzara este siglo, produjo “La Dama del Pantano”: una telenovela ambiciosa de CF futurista situada en una Colombia postapocalíptica. Aunque fue la pionera en el género y la historia realmente parecía interesante (o, al menos, “interesante” en los avances que mostraron en televisión antes de su lanzamiento), lastimosamente la telenovela no gustó masivamente.

La Dama del Pantano: Trama lenta, sobreactuación y personajes estereotipados que ocasionaron que pasara sin pena ni gloria.

En el 2005, Caracol estrena “La Séptima Puerta, donde una pareja de periodistas investigan los casos más sórdidos y extraños para la revista en la que trabajan. El hombre, creyente de lo paranormal; la mujer, la escéptica. Por su parte, RCN Televisión (la competencia más fuerte de Caracol en Colombia) estrenó otro seriado parecido llamado “Enigmas del más allá”. Ambas producciones aunque contaron con el apoyo inicial del público adolescente, poco a poco se desvanecieron en el olvido, ya que eran una evidente copia degradada de The X-Files; mientras esta clásica serie gringa emitía sus capítulos una vez por semana, las producciones colombianas lo hacían diariamente de lunes a viernes (así que desde sólo ese criterio se puede deducir su calidad).

EL CINE

Al mismo tiempo que Spielberg ganaba millones con su Close Encounters, un realizador caleño llamado Jairo Pinilla estrenó su opera prima: “Funeral Siniestro”. Desde luego, las películas de Pinilla como “Área Maldita”, “Extraña Regresión” y “Posesión Extraterrestre” no tienen la factura de las de Spielberg, más bien se parecen a las de Ed Wood; sin embargo, eso no evita que sus obras se consideren “películas de culto”, al fin y al cabo, qué se puede esperar de este ingenioso director que, al enterarse por aquella época que muchos colombianos no veían películas habladas en español por considerarlas malas, decidió contratar a actores desconocidos para luego doblar las películas al ingles, colocarles subtítulos en español y hacerle creer a los colombianos que se trataban de películas gringas.

E inaugurando este siglo, Bogota 2016 fue un tríptico cinematográfico que juntó tres historias de directores diferentes: «La venus virtual«, «¿Quién paga el pato?» y «Zapping«. El origen de esta película se debió a una convocatoria organizada por el Instituto Distrital de Cultura y Turismo que quiso mostrar en pantalla cómo sería Bogotá en el año 2016. En una de estas historias, una muralla divide a la capital: en un lado, viven los pobres y enfermos de Sida; y al otro lado, los ricachones que no saben qué hacer con su tiempo libre.

De Medellín, surge la saga de Mountreaux de Adolfo X: una serie de cortos basados en el personaje Mountreax, un arcángel que cumple varias misiones al son del heavy metal.

Quién crees que eres y El Nombre de Dios son dos cortos que hacen parte de la saga del arcángel Mountreax

En el 2008, se estrena Yo Soy Otro del realizador caleño, Oscar Campo: una película inquietante, sombría y poco entendible, que trata sobre un ingeniero de sistemas que, un día cualquiera y en medio del conflicto colombiano, descubre que en Cali existen varios dobles suyos, desde luego, «dobles malvados».

Yo Soy Otro es una película no apta para aquellos que esperan algo parecido a Batman o The Matrix.

CONCLUSIÓN

Mi interés en la CF nació, al igual que muchos contemporáneos, luego de asistir al estreno de Star Wars: The Empire Strikes Back (si esta película es o no del género, se lo dejo al criterio del lector). Imaginar viajes interplanetarios, androides como R2D2 o conocer extraterrestres en la cantidad de Mos Eisley es inimaginable, si llegase a pasar en futuro no tan lejano… La CF es la fantasía de la ciencia; pero como le sucedió a Verne o a Clark esa fantasía muchas veces se vuelve realidad. Y eso es lo interesante e importante de la promoción de este género en nuestra sociedad. ¿Por qué países como EEUU, Inglaterra, Japón o Alemania tienen grandes autores y fans en este género? Porque son desarrollados… (No más comentarios) Ojalá, algún día, Colombia y en general Latinoamérica, comprendan que está bien conocer, analizar, criticar y escribir sobre nuestro presente; pero lo que nos hará grandes será la planeación y las prospectivas para nuestro futuro. Y allí estarán los autores de CF, con la esperanza de que su opinión sea escuchada.

Una respuesta a “La Ciencia Ficción en COLOMBIA: Un Panorama Necesario”
  1. ¿Dónde puedo conseguir tu novela «Los Hombres que aterrorizaron al Mundo»?, soy seguidor al igual que tu de Rebetez y de Antonio Mora, pero no tenía conocimiento de tu trabajo, me cuentas.

Comenta este artículo: