La Ciencia-Ficción del Siniestro Doctor Mortis

Publicado el 22 de enero del 2008 | 11

La Ciencia-Ficción del Siniestro Doctor Mortis

Por John Toro Abarza

El Siniestro Doctor Mortis, la genial creación del recientemente fallecido Juan Marino Cabello, es uno de los personajes más paradigmáticos y carismáticos de la fantasía de nuestro país. Originalmente un personaje (narrador y protagonista) de radioteatro en las tierras sureñas, con los años este maléfico ente ficticio, encarnación y soberano absoluto del mal, la oscuridad y la muerte, pasaría a las páginas de la célebre historieta editada en los años sesenta y setenta por la desaparecida Quimantú, una serie de televisión de efímera duración, discos con sus radioteatros, una serie de relatos escritos titulados «Las Memorias del Doctor Mortis» de Editorial del Pacífico S.A. en tres tomos y, numerosas referencias en la prensa escrita de aquel entonces. Actualmente, debido en parte a la creación de un portal oficial del Siniestro Doctor Mortis, ceremonias de homenaje a su autor, la proliferación de diversas páginas web con material sobre el personaje y sus terroríficas narraciones (historietas, imágenes, radioteatros, entrevistas digitalizada), el interés de las nuevas generaciones en los clásicos de la historieta chilena, la sensible desaparición del señor Juan Marino y diversas actualizaciones de este verdadero mito terrorífico chileno, cuyo éxito traspasó las fronteras de nuestro país a lo largo de América Latina, puedo afirmar que el Doctor Mortis se proyecta nuevamente en el imaginario colectivo de forma rotunda y destacada.

El misterio siempre ha rodeado al Doctor Mortis, al punto que su verdadera naturaleza e identidad son un enigma hasta el día actual. Juan Marino supo otorgarle a su criatura una coherencia y verosimilitud que lograron una verdadera ficcionalidad, una realidad dentro de la fantasía, además de una múltiple dimensión. El Doctor Mortis podía tomar cualquier forma humana o inhumana, ostentar poderes sobrehumanos (principalmente diabólicos y nigrománticos), aparecer en todo tiempo y lugar, sobrevivir a la muerte y destrucción, siempre ligado a los anagramas de su nombre (Stroim, M. Ortiz, M.S. Ryot, Tyss Morgan, etc.) y preparar eternamente el exterminio de la raza humana en particular y de la vida en general. Esta fuerza de la muerte y del mal, para tal efecto, recurría a diversos métodos: los poderes de ultratumba, la magia negra, las potencias psiónicas, y, debido en parte a su denominación de galeno, a la ciencia, en macabros experimentos que combinaban la tecnología más futurista con los poderes estigios del averno, con resultados tan aterradores como los obtenidos con los vampiros, zombies, monstruos y criaturas sobrenaturales que le sirven fielmente.

Por las historias del Doctor Mortis desfilaron hombres-máquinas (en la historieta n°1 eran una mezcla de zombie y cyborg), mutaciones tanto humanas como vegetales y animales (plantas-vampiro con cerebros humanos en miniatura llamadas «antihombres», cerebros pediculados devoramentes conocidos como «Cefalópodos» que vestían trajes espaciales, híbridos de seres humanos y vegetales que respondían al nombre de «musgántropos», cambiaformas humano-hormigas o monstruos «formiformes» radioactivos, monstruos amorfos devoradores, las arañas mutantes desintegradoras bautizadas «cíngulos violáceos»), todos creación de los experimentos de Mortis. Incluso, adelantándose a películas contemporáneas, se mostró la posibilidad de revivir a los muertos con la energía atómica del estroncio 90, o de experimentar científicamente la mutación sanguínea que convertiría a los humanos en vampiros buscando alguna cura para el vampirismo.

Además del conocido episodio del breve exilio del Doctor Mortis en el espacio, uniendo los humanos su ataúd-prisión a un moderno cohete (que sería finalizado por la ausencia de la muerte en la Tierra, debido a numerosas y trágicas razones) lo que llevó a Mortis a adoptar el papel de narrador de relatos de plena fantasía científica, centrados en extraterrestres invasores o enjuiciadores de la humanidad, entre varios temas de anticipación, hubo una marcada presencia «espacial» en las narraciones del Siniestro Doctor Mortis. En los radioteatros «el fugitivo de las galaxias» y «la mano» surgen los temas de la vida extraterrestre como amenaza o fuerza manipuladora de los seres humanos. En la historieta «robots del Doctor Mortis» (donde Mortis aparece sólo como una voz incorpórea) vemos como los rusos descubren que los astronautas perdidos en el espacio son regresados a la Tierra como androides asesinos bajo las órdenes de Mortis, en su intento de preservar Marte de las acciones terrícolas. En otra historieta, «los simios del Doctor Mortis», además de postular la teoría del origen humano en la Tierra como la mutación de simios colonizadores de una raza reptilia alienígena (de la cual Mortis formaría parte aparentemente), se desarrollaba una investigación policial en un mundo del lejano futuro para evitar la involución humana.

En otras historietas y radioteatros los seguidores del personajes conocieron astronautas fantasmas, esposas androides, dobles robóticas de seres humanos, experimentos de transplantes de cerebros, órganos viviseccionados pero vivientes gracias a experimentos mentales o biológicos (generalmente manos o cabezas), cameos del clásico Frankenstein en un par de relatos ilustrados, monstruos elementales, zombies destruidos por rayos ultravioleta, rayos desintegradotes, transplantar el corazón de un pastor en el cuerpo de un vampiro o el cerebro de un hombre en el cuerpo de una mujer (con la ayuda de los famosos doctores Frankenstein y Caligari) o la creación de una nueva raza de vampiros que brotaban de árboles mutados por el enemigo de la humanidad, por mencionar sólo una breve parcela del mundo del Doctor Mortis.

Juan Marino utilizó en diversas historias temas como la telepatía, la telekinesis y otros poderes mentales, además de presentar inventos de su siniestro personaje que mezclaban terror y tecnología: un automóvil-matadero que recolectaba sangre para su vampiresco dueño, un casco cibernético que permitía revivir parcialmente una cabeza

segada recientemente, un órgano-robot que emitía los sonidos de aquello que devoraba (flores y seres humanos), bombas atómicas de origen nazi llamadas «V-3», cerebros electrónicos que convertían a los seres humanos en criaturas monstruosas, la prodigiosa «salterra» (elemento ficticio descubierto, en una historieta, por el español Mendizábal) que mutaba a los simios, humanizándolos, además de revivir a los muertos en zombies homicidas, la «perennilina» (otro elemento ficticio, creado por un sabio nórdico) que detenía la muerte y preservaba la juventud casi eternamente, el fluido momificador que inyectado transformaba a las personas en zombies (mortífero incluso para los monstruos gelatinosos de Mortis), cuerpos artificiales indestructibles para reemplazar los cuerpos destruidos por los enemigos del monstruo y ojos desintegradotes rectangulares para sus zombies-robots.

Temas como el viaje en el tiempo también fueron presentados en el mundo macabro del Doctor Mortis. Utilizando el sarcófago de un faraón extraterrestre un joven arqueólogo, acompañado por uno de los avatares del Doctor Mortis, viajó en el tiempo y el espacio hasta la fuente de la creación humana. En la historieta «Raza de Vampiros» se postulaba el origen extraterrestre de los vampiros humanos, mientras que los poderes mentales fueron llamados «función Psi» en un par de relatos trágicos donde la clarividencia y P.E.S. convertían a sus poseedores en presa del Doctor Mortis. Hubo una versión futurística-androide de la historia de Ben-Hur con un final imprevisto, además de la adaptación ilustrada de la película clásica «La mosca de la cabeza blanca» en un número especial doble. En otra aventura del lejano futuro, el Doctor Mortis, para obstaculizar nuevamente la investigación espacial terrestre en sus dominios espaciales, instaló un falso asteroide poblado de monstruos e intentó sabotear la expedición terrestre enviada, sin poder evitar que sus integrantes descubrieran que el pretendido asteroide era un gigantesco cadáver en descomposición, y sus habitantes, los enormes gusanos de la putrefacción.

En la segunda etapa de las historietas del Doctor Mortis hubo un especial interés en la ciencia-ficción, centrada en la sección «Ovni» de la revista, trabajo a cargo de la recopiladora Elena de Wistuba, que, junto al propio Juan Marino, narraban avistamientos de ovnis, arqueología extraterrestre similar a la estudiada por Erich Von Däniken, interpretaciones alienígenas para mitos, leyendas y relatos bíblicos, xenozoología, paisajes tropicales en los árticos, experimentos reales de telepatía, abducciones, viajes dimensionales y un largo etcétera de temas de la parapsicología, anticipación, fantasía científica y ufología.

En uno y otro ámbito, el Siniestro Doctor Mortis pobló de terror y misterio los horizontes de la ciencia-ficción, uniendo magistralmente ambos enfoques del relato fantástico, gracias a la gran labor creativa de Juan Marino Cabello. Otro motivo más para admirar y recordar a este genuino artista nacional y narrador terrorífico sin igual.

La Ciencia-Ficción del Siniestro Doctor Mortis

El Doctor Mortis viaja por el espacio encerrado en su tumba-prisión, mientras sus ejércitos de zombies son destruidos. Aparentemente, la pesadilla ha terminado (por desgracia, el Mal regresará tiempo después).

La Ciencia-Ficción del Siniestro Doctor Mortis

Portada de «Función Psi», historieta en la cual un niño recibe el don psíquico y termina devorado por un monstruo de Mortis.

La Ciencia-Ficción del Siniestro Doctor Mortis

Viñeta de «La Ciencia lo Necesita Doctor Mortis», en la cual Von Pauppen, creador alemán de la superbomba «V-3», acaba convertido en uno de los zombies de Mortis.

11 respuestas a “La Ciencia-Ficción del Siniestro Doctor Mortis”
  1. Magno Tiros dice:

    Evidentemente, Juan Marino tomaba y adaptaba para Mortis argumentos de orígenes muy diversos.Ello redundó en una insospechada polimorfia del personaje, la que hoy por hoy es parte de su perfil. Así, mientras algunas de las historias se inscriben en el terror sobrenatural, otras presentan características de ciencia ficción, como tan bien nos deja ver John.Estas últimas pertenecen a lo que podríamos llamar el subgénero frankensteiniano dentro de la Cf, por supuesto inaugurado por Mary Shelley en la novela publicada por vez primera en 1818, donde primero aparece la dupla. de importancia jamás disminuida, del doctor y «su» monstruo.

  2. John Toro dice:

    Efectivamente, Magno Tiros, tu apreciación acerca de don Juan Marino es muy acertada. La pluralidad de temas y dimensiones tratados por don Juan Marino en su Doctor Mortis abarca los terrores «clásicos» o tradicionales,hasta nuevos enfoques del género, tan significativos, interesantes y creativos como los anteriores. Dentro de la tradición terrorífica, Frankenstein, al igual que Drácula, prestó valiosos servicios a la causa de Mortis, como inspiración y leitmotiv de grandes historias, como la del doctor Brook («Un Pacto con el Doctor Mortis»), la de los transplantes entre zombies («Cerebros para el Doctor Mortis»), entre muchas narraciones «frankensteinianas».

    Saludos.

  3. Alejandro dice:

    Que recuerdos de mi niñez con el doctor mortis en radio portales a la 12:00 de la noche en punto década de los 70 y 80 creo que este tipo de radio teatros nos desarrollo la imaginación y a medida que el relato iba transcurriendo no imaginábamos en nuestras mentes a los personajes de la historia creo que a los que tenemos mas de 40 nos marco en una época que la tv no era tan potente como hoy y la tecnología no era una necesidad gracias a don Juan Marino y que dios lo tenga en su santo reino.

  4. John Toro dice:

    Estimado Alejandro:

    Comparto plenamente sus dichos, reflexionando que el radioteatro nos permitió/obligó a utilizar nuestra imaginación para plasmar de forma concreta los horrores magistrales creados por don Juan Marino, por lo cual tuvimos como público un rol activo en cada historia presentada por vía radial, que recreabamos conforme la narración plena de efectos sonoros nostálgicos se iba desarrollando. De esta forma nos apropiamos parcialmente de estas siniestras ficciones en nuestra mente, al igual que aquellos otros grandes radioteatros clásicos, como «Lo que Cuenta el Viento», «La Tercera Oreja» y tantos otros, felizmente recuperados por la tecnología actual. Mortis formó parte importante en los sueños y pesadillas de nuestra niñez, de nuestro «imaginario colectivo» como diría un estudioso, junto a otros terrores como «Sombras Tenebrosas», «La Dimensión Desconocida», «La Dimensión Desconocida», la miniserie «La Noche del Vampiro» y la miríada de películas clásicas, cuando lo esencial era el argumento y la actuación, no los efectos especiales y el mal gusto gratuito. Los últimos radioteatros, escuchados en los años ochenta en Radio Portales, fueron la compañía recurrente de muchos de nosotros que estamos en la década «del comienzo de la vida».

    Saludos.

  5. aqui podran encontrar 50 comic para ver y bajar

  6. jaime baeza dice:

    amig@s, durante febrero de 2010 emitiremos 4 episodios durante nuestro programa radial Perdidos en el Espacio, en Chile, mas info en

    http://www.perdidos.cl

  7. German dice:

    Hola los inviot a visitar http://www.gelcuentahistorias.blogspot.com
    Un fuerte abrazo y viva el radioteatro.

  8. ELENA MARINO MARTINIC dice:

    ELENA DE WISTUBA, SOY YO ELENA MARINO MARTINIC. EN AQUELLA EPOCA DE LOS ´70 PARTICIPABA EN EL GRUPO CHILENO DE OVNIS, E HISTORIAS QUE SE INVESTIGABAN SE LAS ESCRIBIA A PAPA Y LAS PUBLICABA EN LA REVISTA. DESDE LUEGO QUE PAPA LAS HISTORIAS QUE ERAN DE UNA PLANA LAS AMOLDABA A LO QUE ERA LA REVISTA DE COMICS.

  9. Guillermo dice:

    Nuevamente insisto en el olvido en que se encuentra el Dr. Mortis, miren la fecha de los comentarios 2008 a 2011 y ahí se detuvo. ¿Que pasó con el sitio WEB http://WWW.MORTIS.CL, el cual nunca más funcionó?. ¿Que pasó con los episodios transmitidos en 1982 por radio Portales, de los cuales algunos fueron subidos a la red?..El hijo de Juan Marino y su viuda, por que no reimpulsaron a este genial personaje, creando un Blog más atractivo, subiendo más episodios. No creo que Marino halla sido tan poco previsor en no guardar copias de sus ultimas emisiones, ya que existian las cintas magnetofónicas. Prueba de ello, radio Portales cuando ya estaba por concluir el Dr. volvió a »repetir» episodios, auspiciados en esa epoca por FOTOPUELLER, estamos hablando de 1982.
    Es una pena que no se le de relevancia, y sea resucitado nuevamente este personaje icono en Chile, al igual que Condorito. Ruego a la persona responsable de este blog, insistir sobre lo anterior y tratar como dije de desenterrar del olvido a nuestro personaje de terror y misterio »EL SINIESTRO DR. MORTIS»…Gracias!!!

  10. oscar dice:

    Hola: Yo escuché algunos radioteatros desde Córdoba, Argentina. Especialmente recuerdo uno que trataba de una especie de invasión extraterrestre y otro de un científico que había desarrollado plantas que hablaban. Me gustaría volver a escuchar esas obras.

Comenta este artículo: