Especial de Antonio Montero

Publicado el 22 de enero del 2008 | 6

Especial de Antonio Montero

Entrevista a Antonio Montero

Por Juan Araneda

Antonio Montero (Antoine Montagne) es, junto a Hugo Correa, nuestro mas destacado escritor de ciencia ficción. Con más de cuarenta años de trayectoria, nos ha deleitado con historias donde la luz y la oscuridad se funden en una paleta única. A los 86 años se encuentra plenamente activo y preparando su próxima novela «Sánchez Limitada». Este diálogo, recrea buena parte de su experiencia literaria.

J.A: ¿De donde viene el gusto por la literatura, hay algún gen en su familia?

A.M: Mi madre, Clotilde Abt, fue una gran lectora. Desde niño me regaló muchos libros, yo leía mucho. Al punto que la literatura se convirtió en el principal hallazgo de mi vida. Entonces comencé a escribir, pero pequeños cuentos, para mi. Tiempo después obtuve algunos premios en la revista Paula

J.A: ¿Y como llega a la ciencia ficción?

A.M: había leído mucho al respecto, incluso textos de divulgación científica. Además un conocido mío había escrito una novela de ciencia ficción, yo la encontré tan mala que me dije, bueno, porqué no escribo una yo

J.A: ¿Estamos hablando de «Los Superhomos»?

A.M: Claro, fue una historia curiosa, yo la escribí sin pretensiones de publicarla, al menos no por el momento. Uno de los hermanos Arancibia, que por ese entonces tenía una imprenta, me pidió el manuscrito y la leyó en una noche. A la mañana siguiente me llamó para decirme que tenía que publicarla, entonces fundó «Hermanos Arancibia» y así el libro vio la luz.

J.A: ¿Y como fue la acogida en cuanto a público?

A.M: estupenda, mis libros se agotaban rápidamente

J.A: además Hugo Correa escribió un comentario elogioso sobre su libro ¿Tuvieron una relación de amistad?

A.M: Amistad no. Lo que tuvimos fue un mutuo conocimiento de nuestras obras. Elena Aldunate, que ha muerto hace poco, si fue una gran amiga

J.A: lo que me llama la atención sobre «Los Superhomos» fue la escasa opinión de la crítica, sin embargo, en España la valoraron muchísimo

A:M: ¿Ah, sí? Pues no tenía idea.

J:A: EN 1965 «Editorial Universitaria» le pide una novela, usted escribe «Acá del tiempo» ¿Es cierto que la anécdota nace de una experiencia suya en Las cuevas de la luna, en Perú?

A:M: No, fue pura imaginación mía. Si la escribí en poco más de tres meses. Sobre lo de la experiencia real, alguien lo debe haber inventado.

J:A: de todas maneras, la historia es tan viva que la anécdota parece real. Sigamos con la ciencia ficción. Usted se despide del género con el volumen de cuentos «No morir», pero lo hace entre comillas, porque por aquí y por allá aparecen otros relatos suyos que aluden el tema. Pienso por ejemplo en «Celestum», un cuento del «El Círculo dramático»

A.M: Nunca he dejado totalmente la ciencia ficción, la ciencia ficción es estupenda, pero el realismo me lleva a conocer al hombre en su profundidad. Tengo en todo caso un par de novelas de ciencia ficción inéditas «Las mancebas de Federico» y «La llave del abismo». La primera trata la historia de un grupo de soldados que se pierde en un salar. Están ahí cuando de pronto ven brotar de la tierra a un grupo de mujeres estupendas, vestidas con túnicas, quienes los conducen al interior de unas cuevas, donde se está desarrollando un experimento. Sobre «La llave del abismo» solo le puedo decir que es una historia que transcurre en el espacio.

J.A: es fascinante y me parece que las editoriales deberían poner ojo. Antes de pasar a otro tema ¿de donde viene el seudónimo?

A.M: es solo la traducción literal de Antonio Montero al francés. Usted sabe, difícilmente un escritor de ciencia ficción chileno iba a ser tomado en serio.

J.A: Después del golpe de estado, su literatura comienza a tocar temas más difíciles. Me imagino que tuvo usted problemas con la censura

A.M: Mas que eso, como escritor fui prohibido entre los años 80 y 85

J.A: ¿a raíz de su cuento «EL tipo sabe»?

A.M: justamente

J.A: es una bella historia, pero es atroz. Me recuerda la relación torturador-torturado de «1984» de Orwell

A.M: Claro, pero déjeme que le cuente. Yo ni siquiera sabía quien era el Mamo Contreras, y bueno, el cuento llegó a manos de los militares. A partir de ahí, un auto negro estuvo estacionado, fuera de mi casa por tres meses. Me salvé gracias a que un coronel de ejército amigo mío, habló con Contreras y le dijo «mira, Antonio Montero es un tipo de bien, tendrá ideas distintas, pero no anda tirando bombas ni nada». Mi amigo me hizo llamarlo todas las tardes durante un buen tiempo, para asegurase que yo estuviera a salvo.

J.A: Sin embargo, durante la dictadura, usted escribe «Tres Réquiem para Carmela», que narra la venganza del hijo de un asesinado político contra la policía secreta. Aquí usted amplía el tema de «El tipo sabe» y de forma mucho más radical

A.M: Claro, pero era el año 87, la presión política era fuerte y a la dictadura no le quedaba mas que permitirlo.

J.A: De todas sus novelas es esa precisamente la que mas me gusta. Es una historia trepidante y muy cinematográfica, casi está escrita como un guión ¿Ha visto la posibilidad de llevarla al cine?

A.M: No, porque soy un tipo muy tranquilo y nunca he andado detrás de la gente. En todo caso, «Baracaldo o el tercer pabellón» es de mis novelas, la que los críticos consideran la mejor.

J.A: por último, don Antonio ¿En que se encuentra trabajando en este momento?

A.M: Estoy reelaborando una novela, «Sánchez Limitada». Es la historia de un muchacho que es expulsado de la universidad y se ve en la obligación de buscar trabajo en la imprenta del mejor amigo de su padre, fallecido. Aquí arranca la novela.

J.A: ¿Y cuando podríamos ver publicado ese trabajo?

A.M: Con tres miembros de la sociedad de escritores, estamos formando una editorial, así que espero que salga pronto.

La conversación termina porque ya es tarde y Antonio Montero debe seguir trabajando en su novela. Nos retiramos de su estudio, donde conviven sus fotos de viajes por el mundo y los retratos de Borges, esperando tener pronto otra conversación con quien, no solo es uno de nuestros mejores narradores de ciencia ficción, sino uno de nuestros mejores escritores, en el amplio sentido del término.

———————————————————————————————

ACÁ DEL TIEMPO, O LA ALEGRÍA DE SER PARISINO

Por Juan Araneda, El Caballero

Una caverna en la selva que desciende hasta límites imposibles. Una máquina extraterrestre que almacena todo el conocimiento terrestre. Una clave, una disyuntiva entre el bien común y la entropía.

En esta tercera novela, luego del paréntesis que significó «Hombres en clave», Montero (o Montagne), regresa al Paris futurista, que nos presentó en «Los Súperhomos». Estamos varios miles de años mas adelante, pero el régimen utópico, sigue en pie, los líderes son asesorados por sabios, las mujeres son gráciles idealizaciones románticas y por si esto fuera poco, los hombres llevan túnica. Sospechoso; podría parecer una alegoría a lo Huxley, pero no, nada mas lejos de la realidad.

Ni el seudónimo, ni el hecho de que la narración arranque en Paris son anecdóticos. Si en «Los Superhomos» lo habíamos percibido, aquí Montero declara su voluntad de ser europeizante. No es poca cosa; estamos en los años sesenta, cuando los resabios del criollismo todavía laten con fuerza. Ni siquiera en las grutas, en las que se desarrolla la primera mitad de la historia, los personajes dejan de ser europeos. Sin embargo, no hemos visto viejos arqueólogos con monóculo y pipa en mano, como los que Borges tomara de las fábulas de Wells, aquí los personajes ironizan, son, no olvidemos, franceses.

La anécdota nos lleva desde Paris a Perú, desde Perú a Paris y de Paris al espacio. Djorin, el héroe, nos ha entregado el secreto de Cibernos, seres primigenios como los de Lovecraft. Hemos visto su tecnología en funcionamiento. Su máquina nos ha revelado el hundimiento de la Atlántida y Lemuria. Holografías rectangulares, suerte de «zona fantasma», han salido por los filtros de esta mega computadora, que lee la mente, aprende…. y propone.

El hallazgo deriva en un conflicto a nivel mundial; el mundo cohesionado, (aquella especie de coalición europea unificada por el AS, ese déjà vu del Euro), puede resquebrajarse, a causa del secreto de los Cibernos. ¿Qué hacer con el conocimiento? El conflicto moral, presente en toda la obra de Montero y llevado hasta el límite en «Baracaldo» surge con amarga fuerza ¿Somos los seres humanos dignos del secreto? Otra vez los personajes ironizan; intuyen los pensamientos del otro; hay traiciones; uno toma la decisión final….

Vemos la historia de un romance, pero la decisión de Djorin es la clave. Sin embargo, el romance es bello. Denise, su amante, le ha dejado una nota, anunciando que irá al Himalaya, declara: «Si entonces vienes a mi, todo estará bien, porque mi sufrimiento se borrará en un segundo». Parece que el rostro de Denise está iluminado por un filtro que desdibuja sus formas, no hay nada más Nouvelle vague en estas apariciones de ensueño. Hasta el desengaño parece perfecto; en una versión cinematográfica Denise podría pintar acuarelas. De cualquier modo, estamos lejos de caer en el tópico.

La intriga es matemática, queremos encontrar el secreto de la caverna; cuando lo conocemos nos urge saber qué harán con el; no perdemos el hilo; si nos dan ganas de ir al baño, pensamos en otra cosa ¿Será la mejor manera de ponderar a un autor? Yo creo que si. Es lo que podríamos llamar «entramado» todo está ahí por algo, difícil resulta acometer el trabajo editorial.

En una de las escenas finales Djorin se auto destierra. Lo vemos alejarse en su estrator, hacia las profundidades del cosmos. Parece sacado de 2001, pero ojo, estamos en 1968. Djorin pierde. Sin embargo, como todos los héroes de Montero, está lejos de ser outsiders. Ha sido pleno; ha sido amado, ha estado lo mas cerca que se puede estar de la felicidad.

Aquel Estrator, esa nave triangular, inventada unos cuantos miles de años atrás en el Paris de «Los Superhomos», es otra muestra de un universo unificado, de esa Tierra de ensueño. Ese Paris donde cada cierto tiempo sucede un exabrupto, que puede hacer que todo caiga, y donde, a la larga, todo vuelve a su orden lógico. Volvemos a ver ese Paris en «No morir», el volumen de cuentos que completa la trilogía de ciencia ficción de Montero. No habitan los mismos personajes, pero si sus ancestros o sus sucesores. Pocas veces se ha visto un universo tan cohesionado, tan feliz.

Pese a estar escrita en los sesenta, cuando la ciencia ficción apenas era considerada un divertimento (y peor aún en Chile), «Acá del tiempo», pretende ser una novela de planteamiento; afortunadamente lo logra. Mejor aún, no apela a la cátedra; es entretenida de cabo a rabo. Parece recrear más fielmente la visión de mundo de Antonio Montero, o la visión de Djorin, que es lo mismo. Mas fielmente que «Los Superhomos» que es eficiente y concisa, mas fielmente que «Tres Réquiem para Carmela», que es vibrante y dolorosa. La recrea mejor, por que es la visión de un viajero, de un conocedor de la vida. De un hombre feliz, al fin y al cabo.

———————————————————————————————

Descarga el cuento: “DE MANERA QUE EXISTEN” de Antonio Montero

6 respuestas a “Especial de Antonio Montero”
  1. alejandra dice:

    Felicitaciones por la entrevista, hay que agregar que Antonio Montero es simpatiquisimo y con la edad que tiene se mantiene perfecto. Un ejemplo para nosotros los jòvenes.

  2. Don Antonio Montero,un gusto de escribirle,no lo tengo personalmente,pero alabo su tipo de escritura,le cuento q yo hace mas menos 25 años lei su libro»Los Superhomos»(4 veces)me lo regalaron,creo q de ahi nacio mi aficion por la lectura,la verdad tiempo despues lo preste,y ud.sabe lo q sucede con eso,nunca mas lo vi…….lo he buscado por internet como loca,pero no esta,si ud.fuera tan amable de decirme quien o donde esta yo seria su eterna agradecida,soy una fanatica de todo lo que sea ficcion.muchas gracias por leer mi mail

  3. Manuel Lorca dice:

    Holas!
    Esta pagina es re-antigua, pero igual pregunto: Alguien sabe donde encontrar libros de Antonio Montero??? En especial busco «Tres Requiem Para Carmela». He buscado y buscado, pero no encuentro donde comprarlos. Cualquier ayudita se agradecera.
    Saludos!!

    • marnovoa dice:

      Estimado lector fantástico
      Las novelas y cuentos de don Antonio Montero, los puedes buscar/hallar en librerías de viejo. En Santiago te recomiendo los locales de San Diego y Las Torres de Tajamar.
      Para leer su última obra, escríbenos a: puertodeescape@gmail.com
      Recibe nuestros saludos de otro mundo!

  4. Alfonso Ruiz Pajarito. dice:

    Me declaro culpable de no poner atención al trabajo de nuestros escritores y debo decir que me he maravillado con el legado de muchos y muchas como Baldomero Lillo,Manuel Rojas,Isabel Allende,etc. En una reunion partidaria una chica me pasa en forma casi clandestina un papelito donde estaba escrito «Tres Requiem para Carmela»,yo la miro con cara de interrogación y me dice «es un libro..leelo»..la visita a esta pagina es un intento mas para acercarme, para encontrar aquel libro.Estoy intrigado,presiento algo bueno para mi.

    • marnovoa dice:

      Estimado amigo
      Así es, Antonio Montero comenzó su escritura con autor de CF y luego, dados los acontecimientos del 73 derivó a una literatura de denuncia, pero nunca sin abandonar su talento artístico ni su mirada humanista. «Tres réquiem para Carmela» es una excelente novela sobre esos aciagos día de dictadura. Sólo es posible conseguir en librerías de viejo o usados. Suerte y que disfrutes su lectura!

Comenta este artículo: