Jucca y su «Balada de Puerto Final»

Por Marcelo Novoa | Publicado el 16 de octubre del 2005 | 1

Jucca y su "Balada de Puerto Final"

Conocí a Jucca (Juan Carlos Cabezas) a comienzos de los 90tas, mientras colaborábamos en la pionera revista de comics: CATALEJO, un esfuerzo de Ariel Pereira por alentar a los dispersos dibujantes, ilustradores y guionistas de Valparaíso. Desde entonces, valoro su sencillez como individuo, escondida tras el aspecto hosco y silencioso de un artista seguro de sí mismo. Porteño de nacimiento, ha incluido en sus viñetas, rincones y panorámicas inéditas -muy lejos de la postal- con la rara belleza que esta ciudad brinda al ojo-amante-experimentado.

Jucca y su "Balada de Puerto Final"Cuando en 1991, la revista BANDIDO realizó un volumen especial con las aventuras de su personaje Anarko, escribí una reseña para la prensa local, desde donde rescato estas líneas aún confiables, allí decía: «la gestualidad brutal de este comics, su fractura entre discurso e imagen, critican desde una trama ausente, la violencia ambiental que (nos) rodea al Autor. La ironía, inclusive los chistes crueles, reconocen sus fuentes en un humorismo brutal, a la chilena. Una lengua callejera que no desconoce el garabato señala la filiación secreta entre rebeldía juvenil y fracaso colectivo, pues la recurrente solución de facto violenta, nos colocan contra la pared de la viñeta final, donde el protagonista filosofa con amargura, sin derecho a réplica, pues sólo la experiencia privada podrá salvarnos de este remedo de vida pública… (que llamábamos en ese entonces, «retorno a la democracia»).» Fin de la cita y cierre de tanta desmemoria colectiva.

Jucca y su "Balada de Puerto Final"Udo Jacobsen, especialista chileno de comics, se refiere a Anarko, el violento thrasher creado por Jucca, cuando dice que esa sorna permanente en el rostro del protagonista es un: «…mecanismo de defensa, una mueca que aspira a alejar los malos augurios. Cuando uno ríe cierra los ojos. Pero cuando los vuelve a abrir el absurdo se ha hecho evidente. Ese es uno de los modos que el humor tiene de socavar nuestras convicciones y alertarnos frente a lo que se nos muestra evidente.» Filosofía callejera de un dibujante devenido cronista ético de su época, ojo atento a cuanta rebeldía no-politizada fluía por bares y callejones de este y otros puertos.

Jucca y su "Balada de Puerto Final"Hoy, vida/obra de Jucca han madurado a parejas hacia las parodias y las ilustraciones comerciales (ver su página: www.jucca.cl). Pero nadie olvide su labor silenciosa, sostenida durante una década, para enseñar a dibujar a nuevas generaciones de plumas que hoy le acompañan en estos emprendimientos.

Para quien escribe estas líneas de saludo, la fuerza de su propuesta visual sigue rondando mi imaginario, como una liberadora risotada adolescente, donde reconocerse y también, donde perderse a ratos.

Rescato del olvido impío, esta cuasi-novela gráfica, escrita a dos manos, allá por 1993:

» Descargue la novela completa

Comenta este artículo: